Luego de su habitual enlace radial, el alcalde de Guayaquil, Aquiles Alvarez, realizó un breve recorrido por algunas calles de la ciudadela la Alborada, décima tercera etapa.

El alcalde señaló que estos trabajos estuvieron a cargo de un contratista “chimichurri”, como él ha identificado a las instancias que han incumplido con las obras y que vienen de la administración municipal anterior.

“Estuvo botada esta obra doce meses, aproximadamente, nosotros la reactivamos. Vamos a terminarla en 45 días. El contratista en este caso no es un contratista chimichurri, es un contratista serio que nos ha dado la mano, ha avanzado mucho la obra versus lo que tenemos que darle en la parte financiera”, comentó el personero durante el recorrido.

Publicidad

Las ciudades que están levantando el pavimento de las calles para que vuelvan a crecer las plantas y la tierra respire

Alvarez mencionó que la obra beneficia a siete sectores de la Alborada, Samanes, entre otros, y demandó una inversión de alrededor de $ 20 millones.

Durante la inspección el alcalde estuvo acompañado de los moradores beneficiarios. Ellos se tomaron fotos con él y le expusieron también pedidos.

Una de las vecinas incluso se acercó al alcalde y lo hizo pasar a su vivienda. Él accedió y el equipo de prensa municipal y otros medios captaron el momento que se inició cuando la moradora se reconoció como correísta ante Alvarez.

Publicidad

‘Las otras troncales de la Metrovía deben poner las barbas en remojo. No podemos seguir con un sistema paupérrimo’, advierte Aquiles Alvarez

Hubo sonrisas, apretones de mano y abrazos entre el personero y los residentes, muchos de ellos dijeron sentirse a gusto con la obra que estuvo paralizada.

Se prevé que en estos días el alcalde porteño retome los recorridos en territorio. (I)