La moringa oleifera o simplemente moringa es un árbol originario del norte de India, Etiopía, Filipinas y Sudán, aunque se adapta sin problemas a prácticamente cualquier tipo de suelo. Se cultiva en África, Asia tropical, América Latina y el Caribe, Florida y las islas del Pacífico.

Se trata de un árbol de gran envergadura que puede crecer, tan solo en el primer año, hasta los 3 metros, llegando a alcanzar hasta 12 metros de altura en la adultez. Se abre, por lo general, en forma de paraguas y produce flores durante el año de dulce olor. Su fruto es largo y distintivo.

En algunos lugares se conoce como "palo de tambor" por la forma de sus vainas. También se conoce como el "rábano picante", debido al sabor de sus raíces, y en algunos sitios del este de África se la llama "el mejor amigo de mamá".

La Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO, en inglés) dice que las hojas de moringa "son ricas en proteínas, vitaminas A, B y C, y minerales".

Publicidad

Usos y propiedades

Sus hojas, raíces y vainas no maduras se consumen como hortaliza. Todas las partes del árbol de moringa -corteza, vainas, hojas, nueces, semillas, tubérculos, raíces y flores- son comestibles. Las hojas se utilizan frescas o secas y molidas en polvo.

El aceite de semilla de moringa es dulce, no se pega, no se seca y no se enrancia, mientras que la torta hecha con semillas se utiliza para purificar el agua potable. Las semillas también se pueden comer verdes, tostadas, en polvo y en infusión para té o se pueden utilizar para hacer curry.

Las hojas, con alto contenido de calcio y hierro, se usan como equivalente de las espinacas, indica por su parte el Centro Internacional para la Investigación Agroforestal (ICRAF, por sus siglas en inglés).

También contienen altas dosis de cistina y metonina, un tipo de aminoácidos que a menudo escasean.

Los guisantes verdes y el material que rodea la piel pueden cocinarse y las flores pueden consumirse o usarse para hacer té, y también como remedio para el resfriado.

De acuerdo con la FAO, los productos derivados de la moringa tienen propiedades antibióticas, contra el tripanosoma y la hipotensión o tensión baja.

También cura los espasmos, las úlceras y las inflamaciones, y tienen propiedades hipocolesterolémicas e hipoglucémicas. Las semillas y cortezas se utilizan para tratar problemas circulatorios.

Puede utilizarse para:

  • Aumentar la capacidad respiratoria
  • Prevenir la diabetes
  • Proteger el corazón
  • Regular la presión arterial
  • Ayudar en la pérdida de peso
  • Prevenir y combatir la anemia
  • Aumentar las defensas del organismo
  • Proteger e hidratar la piel
  • Mejorar la salud del sistema digestivo
  • Ayudar a tratar las hemorroides
  • Mejorar la visión
  • Ayudar a disminuir los efectos de la menopausia

Valor nutricional (por 100 gramos de hojas frescas)

  • Proteínas (g) 6,7
  • Carbohidratos (g) 13,4
  • Lípidos (g) 1,7
  • Humedad (g) 75
  • Fibra (g) 0,9
  • Calcio (g) 0,44
  • Fósforo (g) 0,07
  • Potasio (g) 0,259
  • Hierro (g) 0,007
  • Magnesio (g) 0,024
  • Vitamina C (mg) 220
  • Vitamina A (mg) 3,39
  • Vitamina B1 (mg) 0,21
  • Vitamina B2 (mg) 0,05

Pese a que es una planta con con gran difusión, se recomienda consultar a su médico antes de iniciar su consumo. (I)

Fuentes: BBC/Europa Press/ La Vanguardia/Tua Saúde/