Rodeada de lápiz labial y sombra de párpados, Aisha Quashie se aplica base de maquillaje en la mejilla mientras imita a la artista Laura Hunt, quien está a miles de kilómetros de distancia, en Londres.

Aisha, de 39 años, finalizó el tratamiento para el linfoma en marzo, y está siguiendo un tutorial de maquillaje oncológico en línea, mientras se aísla en su casa en Mississauga, Ontario, Estados Unidos, durante la pandemia.

“Cuando estás pasando por algo como el cáncer, tiendes a quedarte adentro de todas formas, porque a veces no te sientes bien", dijo a Reuters.

"Pero ese aislamiento adicional solo hace que sea mucho más duro no poder ver a la familia y a los amigos. Es demasiado para la mente".

Publicidad

Por alrededor de 30 años, la organización internacional Look Good Feel Better ha organizado talleres para la gente que vive con cáncer, dando asesoría en cómo tratar con los efectos no deseados, como la piel reseca y la pérdida del cabello. Las sesiones se daban en hospitales y centros de apoyo, pero el año pasado pasaron a ser en línea.

La gente con cáncer está considerada en alto riesgo de enfermar gravemente por COVID-19.

Dee Díaz, presidenta y CEO de Look Good Feel Better Canadá, dijo que ahora ofrecen talleres de una hora con grupos de seis a doce mujeres, para darles privacidad.

Las pacientes, dice Díaz, empiezan por lo general con la cámara apagada, pero después de los primeros diez minutos se animan a activarlas, a sentirse cómodas, menos vulnerables al estar con otras que enfrentan las mismas dificultades.

La pandemia ha hecho todo más difícil para los pacientes de cáncer, entre eso, acceder a organizaciones de apoyo. Y estas entidades han visto recortados sus presupuestos a la mitad, según la Unión Internacional para el Control del Cáncer, que dirige el Día Mundial del Cáncer, cada 4 de febrero.

Look Good Feel Better en Reino Unido no deja de lado a los hombres. Tiene talleres de arreglo personal, y contó con 4.500 asistentes masculinos en 2020, la mayoría en línea. Y así seguirá en 2021.

Publicidad

La británica Bev Francis-Green, diagnosticada con leucemia mieloide crónica en 2004, toma quimioterapia oral cada día. Ella y su esposo, que es repartidor, usan diferentes baños y comen por separado para protegerla del COVID-19.

No quiero preguntarle a mi asesor sobre mi piel reseca porque él podría pensar que es vanidad", dijo Bey, quien se apuntó a un taller en mayo, por su cumpleaños.

Tengo 57 años y nunca he tomado una clase de maquillaje. Fue una comodidad, una cosa bonita en medio de la nube negra.

Empiece usted también: tutoriales de maquillaje oncológico en español

¿Qué opciones hay para los pacientes hispanohablantes que, además, no pueden pagarse un curso privado en línea o no tienen acceso a una organización benéfica que provea este tipo de servicios?

Algunos laboratorios dermatológicos o cosméticos comparten este tipo de contenidos en plataformas como YouTube. Por ejemplo, el visitador médico y maquillador Álex Gil da una muestra de maquillaje corrector de uso diario en apenas un par de minutos, desde el canal de una de estas firmas.

La consultora de imagen Pilar Castro ofrece una demostración más detallada usando su propio rostro como modelo, empezando desde cero.

Otros videos muestran cómo lograr usar el maquillaje y sus herramientas para corregir el color y otras imperfecciones, dependiendo del tipo que estas sean.