Por Melissa Gavilanes, especial para EL UNIVERSO desde Madrid

Marianella Ubilla tenía ampollas en las manos. Mientras estudiaba ingeniería agrícola, en una carrera donde el listado de estudiantes mostraba 20 mujeres y 80 hombres, los trabajos de campo se convirtieron en un desafío a conquistar para ella. Pero esta empresaria y exportadora de banano desde joven mostró su tesón para conquistar retos y alcanzar la excelencia.

Años después consiguió graduarse con honores de la Escuela de Agricultura de la Región Tropical Húmeda (EARTH), dirigir su propia empresa familiar, Agzulasa, y presidir una de las instituciones más importantes de la industria bananera: la Asociación de Exportadores de Banano del Ecuador (AEBE). “Me costó heridas en las manos y llantos. (...) Pero las mujeres somos capaces con nuestras ideas de aportar, liderar y lograr grandes cosas”, afirma.

Ubilla explica que lo suyo es de familia, como la empresa que por mucho tiempo ha tenido plantaciones en el km 35 de la vía Quevedo-Santo Domingo. “Exportamos no solo nuestra propia fruta, sino mucha fruta de 50 productores pequeños, medianos y grandes, y vamos a más de 25 destinos en el mundo todas las semanas”, dice orgullosa.

Publicidad

Es la menor de tres hermanas que trabajan juntas, más su mamá, que también sigue en acción en la actividad agrícola. Esa es una de las razones por las que su empresa apunta a dar más oportunidades laborales a las mujeres, aunque Marianella es también partidaria de que haya un equilibrio de género en el trabajo, porque “la combinación hombre-mujer es excelente”. Su más reciente participación exitosa en el negocio bananero fue haber liderado la delegación de AEBE en la prestigosa feria Fruit Attraction que se desarolló en Madrid a inicios de octubre, y donde se negocia buena parte del banano que se exportará el año siguiente a los mercados más importante del mundo.

Noelia Juez

Pero lo del poder femenino en el banano lo saben también en la casa de Noelia Juez. Siendo ella la única mujer entre siete hermanos, ha conseguido ser la gerenta de operaciones del grupo económico Agroaéreo y la dueña de FruitExport, una empresa dedicada a la exportación. Son ya cuatro generaciones de su familia las que han producido banano, pero como exportadores y con el empuje de Noelia, han cumplido recién cinco años.

Noelia Juez, gerenta de operaciones del grupo económico Agroaéreo y la dueña de FruitExport. Foto: cortesía. Foto: El Universo

Vinculada al negocio del banano desde los 18 años, Juez ha demostrado tanto a los bananeros como a los clientes internacionales que “las mujeres también podemos trabajar en el negocio agrícola”. Y aunque reconoce que, durante sus inicios, algunos compradores tuvieron recelo de ella, no busca culpables, sino ser motivación. Gracias a su trabajo siente que ha logrado “romper el esquema de que el hombre tiene que liderar y hacerlo”, y convertirse en un ejemplo para otras chicas que quieran decidirse por entrar a un negocio cuyo paradigma es que es de hombres, porque hay que recorrer el campo, negociar con los clientes. “Se puede”.

Noelia siente orgullo de seguir haciendo lo que su papá hizo. Ir trabajando en equipo, poniendo el detalle, la organización. “El balance hombre-mujer es positivo al negociar algo”, piensa.

Mary Francis Andrade

Lejos del trabajo operativo en el campo y de la exportación por vía marítima de la fruta, hay otra mujer clave, Mary Francis Andrade. Esta guayaquileña, cuya fruta favorita no podría ser otra que el banano y que actúa como puente para acercar a los bananeros con mercados internacionales, es la especialista de la promoción comercial de Corpei, ya por 17 años.

Más de 50 ferias han estado a su cargo desde hace doce años, cuando asumió el liderazgo de exponer los productos ecuatorianos ante compradores del mundo que llegan a las ferias internacionales. Admite que a lo largo de ese tiempo se ha enfrentado a varios retos, pero ninguno como la Fruit Attraction 2021 que hace pocas semanas se cumplió en Madrid, España, y que no tuvo versión 2020 por las restricciones que la pandemia impuso a un país en el que han existido cinco olas de contagio.

Publicidad

Mary Francis Andrade, especialista de la promoción comercial de Corpei. Foto: cortesía. Foto: El Universo

Esta feria, que es la primera cita presencial durante el COVID-19, Mary Francis ha debido organizarla “en menos de dos meses, lo que antes le tomaba entre seis y ocho meses”.

A más de la logística, complicada de hecho por las medidas de bioseguridad extremas, se topó con la realidad de que sus clientes tenían dudas de asistir debido a la persistencia de la pandemia. “Querían participar, pero tenían muchísimo miedo”. Hoy, luego de la exitosa exposición, están tan satisfechos que incluso han pedido estar presentes el siguiente año en la Fruit Logistica, que será en Berlín.

En la promoción del país, las mujeres poco a poco “nos empoderamos más”, dice Andrade, a quien deben los exportadores que sus estands usualmente estén en ubicaciones privilegiadas dentro de las ferias mundiales. “Con quien coordino el espacio es una mujer, con quien diseño el stand es otra mujer, y es muy interesante unirnos y sacar adelante la promoción del Ecuador”, dice.

Mientras estas tres mujeres se esfuerzan día a día, sea en las plantaciones o en las ferias mundiales, para sostener uno de los productos más importantes para el país, el banano, hay otras cientos que están ya incursionando en el negocio. Y con ellas se generarán sustentos familiares, pero también valiosas divisas para sostener la economía de Ecuador.

Garantizar la formación

De acuerdo con un estudio realizado en el 2014 por la Comisión de Trabajo sobre Equidad de género, producto del foro Mundial Bananero y la FAO, las mujeres representan menos del 20 % de la fuerza laboral mundial en la industria del banano. Además, en el mismo documento se invita a que se haga especial énfasis en analizar el impacto socioeconómico de las mujeres en Ecuador, debido a la importancia que el banano tiene para nuestro país, así como la recomendación de garantizar una formación sistemática en destrezas técnicas para ambos géneros. (I)