“En realidad, jamás presencié la ira pura hasta que me convertí en madre de niños pequeños”, escribió para The New York Times Catherine Pearson. “Mis hijos, que ya son un poco mayores, no eran muy propensos a los berrinches, pero cuando lo hacían, lo hacían: gritos, sollozos, sacudidas de todo el cuerpo... todo. Me desconcertaban sus ataques de ira y a veces me preocupaba qué tipo de personas estaba criando”.

“A muchos nos enseñaron que la ira es mala, y que demostrar que estamos enojados y expresar nuestros sentimientos también lo es”, afirmó Jazmine McCoy, psicóloga infantil y familiar y autora del libro The Ultimate Tantrum Guide.

No obstante, la ira no es mala, señaló McCoy; expresarla tampoco es intrínsecamente peligroso o irrespetuoso. Aprender a manejar la ira es una habilidad para toda la vida que les permite a los niños funcionar en casa, en la escuela y en el mundo sin perder el control. Además, es una habilidad que los padres pueden ayudar a fomentar en sus hijos.

Publicidad

No les tenga miedo a los berrinches. Al hablar de los niños y el enojo, puede ser útil recordar hechos muy sencillos: en primer lugar, la ira es una emoción humana básica; en segundo lugar, las emociones existen para hablarnos de nosotros mismos y de nuestras relaciones, explicó Dave Anderson, psicólogo clínico y vicepresidente de programas escolares y comunitarios del Child Mind Institute, una organización sin fines de lucro que ofrece terapia a niños y familias. Las emociones pueden ayudarnos a responder dudas básicas: ¿Qué nos gustaría tener en abundancia? ¿Qué cosas nos gustaría que ya no ocurrieran?

Los niños pueden aprender el vocabulario y las expresiones emocionales desde antes de aprender a leer, con la ayuda de libros ilustrados apropiados para su edad. Foto: Shutterstock

Recordar que el enojo es un aspecto intrínseco del ser humano puede ayudarte a responder ante la conducta de un niño desenfrenado con una actitud compasiva en lugar de crítica. Gritarle a un niño (que a su vez te grita a ti y al mundo) solo agravará la situación.

También puede ser útil recordar que los berrinches y rabietas son un rito de iniciación, en especial en el caso de los niños menores de 3 años que siguen aprendiendo a autorregularse.

Enseñe a los niños el ABC emocional

“Nómbralo y dómalo” (Name it and tame it), una frase acuñada por el psicólogo Dan Siegel, es un mantra muy repetido entre los especialistas en desarrollo infantil que creen en la importancia de enseñar a los niños a identificar y etiquetar sus sentimientos para que puedan hablar de lo que están viviendo.

Publicidad

McCoy recomienda leerles a los bebés libros sencillos de cartón con imágenes de otros niños sonriendo, riendo o frunciendo el ceño, las cuales les parecen “cautivadoras”. Las evidencias demuestran que ya con 6 meses los bebés pueden empezar a identificar emociones en otras personas.

En ocasiones, los padres sienten que deben proteger a sus hijos de sus propias emociones, pero externar los sentimientos en momentos de ira o frustración puede ser muy didáctico. Descríbale a su hijo qué siente. ¿Sus pensamientos van a mil por hora? ¿El corazón late a toda velocidad?

“Tomarse el tiempo para bajar el ritmo e identificar lo que le sucede a tu cuerpo (y cómo saber que está sintiendo lo que siente) es una experiencia muy poderosa”, aseveró McCoy.

Los niños también necesitan descubrir sus propias maneras de autorregularse, y estas pueden ser distintas de las de usted. Ayudar a su hijo a encontrar una salida (o salidas) para la ira puede requerir experimentación. Algunos niños responden con ejercicios sencillos de respiración profunda, dijo Anderson. Otros pueden requerir una liberación física más intensa.

Publicidad

El dibujo es una de las formas en que el niño puede expresar su enojo y dominarlo. Foto: Shutterstock

Los niños deben aprender a discernir que, aunque todas las emociones son válidas (incluida la ira), no todos los comportamientos lo son, comentó McCoy. Por lo tanto, es importante establecer límites claros y coherentes en torno a los comportamientos agresivos o inseguros.

Y si parece que sus hijos se enojan con mucha frecuencia, o que batallan para regular sus reacciones, consulte a su pediatra o a un proveedor de servicios de salud mental.

En cuanto al panorama general, es importante asegurarte de que sus hijos tengan oportunidades de sobra para hablar de sus sentimientos (enojo, tristeza, entusiasmo, todo ello) con amigos de confianza, miembros de la familia o un proveedor de salud mental.

No siempre es fácil enterarse que sus hijos están pasando por un momento difícil, pero esas conversaciones y conexiones son esenciales para validar lo que están experimentando y proporcionar una liberación emocional.

Publicidad

“Me gusta decir que la mejor manera de controlar la ira es sentirse comprendido”, concluyó McCoy. “A menudo, cuando estamos enojados, en realidad nos sentimos asustados, incomprendidos y desconectados”.

¿Papá, qué hago si me enojo?

Si no sabe cómo empezar a hablar con su niño, ayúdelo siguiendo estas sugerencias del sistema de salud pediátrico Nemours:

1. Hijo, no pierdas el control. Desquitarse con los demás no resuelve nada. En cambio, reconoce que estás enojado y trata de saber porqué. ¿Qué puedes hacer para evitar que la situación se repita? Si a tu hermana pequeña le dan un juguete y a ti no, no está bien romper ese juguete. Tal vez puedas pedirle que lo comparta contigo. O si tu tarea de ciencias es demasiado difícil, no hagas pedazos el cuaderno; pide a tus padres o a la maestra que te ayuden.

2. Es bueno hablar de tu ira con un adulto, como tus padres, un maestro o un pariente. Cuando hablas de tu ira, esos sentimientos negativos suelen empezar a desaparecer.

3. Usa los destructores de la ira.

  • Hablar con un amigo de confianza
  • Contar hasta 10
  • Recibir o dar un abrazo
  • Zapatear
  • Golpear una almohada porque a la almohada no le duele
  • Hacer un dibujo de la ira
  • Jugar un videojuego
  • Dar cinco vueltas por la casa corriendo tan rápido como pueda
  • Cantar al unísono de la música
  • Quitar la maleza del jardín
  • Pensar en cosas buenas (unas vacaciones divertidas o su deporte favorito)
  • Dar una vuelta en bicicleta o ir a patinar.

Es imposible no enfadarse nunca. Más bien, recuérdele que su comportamiento cuando se enoja puede hacer que la situación mejore o empeore. No dejen que la ira los controle. Ustedes pueden tomar las riendas. (F)