Si los padres que reciben al recién nacido están vacunados, especialmente si la madre recibió la vacuna completa contra el COVID-19 durante el embarazo, pueden estar tranquilos de que han ofrecido a su bebé la oportunidad de estar protegido contra el virus. Probablemente le dieron algo de inmunidad contra el SARS-CoV-2 desde el momento en que nació.

Aun así, deben considerar seriamente limitar la exposición del recién nacido a otras personas, dice el doctor Shetal Shah, profesor de pediatría clínica y neonatólogo en el New York Medical College, Valhalla, estado de Nueva York, y del Hospital Infantil María Fareri.

“Las personas que no están vacunadas contra el COVID-19 transmiten el virus, especialmente la variante delta, que es más contagiosa. También tenga en cuenta que las personas no están completamente vacunadas contra el COVID-19 hasta dos semanas después de la última inyección”.

Si tiene síntomas o sospechas, use la mascarilla al acercarse al bebé. Foto: Shutterstock

¿Qué posibilidades hay de que los recién nacidos se enfermen a causa del COVID? Si bien las infecciones graves por COVID-19 en los recién nacidos son poco comunes, algunos bebés de este grupo de edad se han enfermado gravemente. El frágil sistema inmunitario general de su bebé, así como sus pequeñas vías respiratorias, los pulmones en desarrollo y los músculos respiratorios le hacen más vulnerable a todas las enfermedades respiratorias, no solo al COVID, dice el doctor Shah.

Publicidad

No significa que nadie pueda ver a su bebé. Pero sí deberá hablar con las visitas para que acepten tomar ciertas medidas.

Tres formas de proteger a su bebé del virus

  • Mascarillas. Los que no sean miembros del hogar mayores de 2 años deben usar mascarilla, incluso si visitan al bebé al aire libre o en reuniones pequeñas.
  • Distanciamiento físico. A pesar de que todos quieren abrazar al nuevo bebé, debe insistir en que los visitantes no vacunados permanezcan al menos a 1 metro de distancia del bebé. Estas medidas también deben tenerse en cuenta cuando salga de casa con el bebé.
  • Haga que las visitas con su bebé sean breves: menos de 15 minutos. Esto puede reducir el riesgo de que su bebé se infecte con COVID-19 u otro virus que cause un mal respiratorio.

Shah también les recuerda a los padres que mantener al bebé al día con todas la vacunas recomendadas es otra de las formas de protegerlo. No basta con no sacarlo de casa.

Beneficios de la lactancia materna durante una pandemia

La Academia Americana de Pediatría explica que los bebés que se amamantan, por lo general, tienen menos probabilidades de sufrir síntomas respiratorios graves cuando se enferman.

Pero la lactancia materna también es buena para las madres. Las hormonas que se liberan en el cuerpo de la mujer durante la lactancia promueven el bienestar y pueden aliviar el estrés y la ansiedad.

La leche materna es segura incluso si la madre tiene un resultado positivo para COVID-19. Foto: Shutterstock

Por otro lado, la leche materna siempre está disponible, lo cual es importante durante las emergencias de salud pública, cuando puede ser más difícil o inseguro comprar la fórmula indicada para el bebé.

La lactancia y la mujer vacunada contra el COVID

Si ha recibido la vacunación completa contra el COVID-19, no es necesario que tome ninguna precaución especial al alimentar a su bebé con el pecho o al extraerse la leche. Sin embargo, si tiene síntomas o ha tenido contacto estrecho con alguien que tiene la enfermedad, los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) recomiendan usar una mascarilla. No deje de amamantar.

Publicidad

¿Puede la madre vacunarse durante la lactancia? Sí, las vacunas contra el COVID-19 se consideran seguras para las madres y los bebés lactantes. Muchas personas lactantes han recibido la vacuna contra el COVID-19. Estudios recientes han demostrado la presencia de anticuerpos de la vacuna de ARNm (Pfizer, Moderna) contra el COVID-19 en la leche materna de madres lactantes vacunadas, lo que potencialmente puede brindar protección a los bebés que se amamantan. Se necesitan más estudios para determinar de qué manera estos anticuerpos protegen al bebé.

Si no se ha vacunado por completo, pero no tiene síntomas ni ha estado en contacto estrecho con alguien con COVID-19, no necesita tomar precauciones extra. El virus infeccioso del SARS-CoV-2 no se ha encontrado en la leche materna hasta ahora. Se ha demostrado que la lactancia materna es segura incluso cuando una madre tiene otras enfermedades virales como la influenza.

Si usted tiene síntomas o sospechas, incluso si tiene un resultado positivo para COVID-19, el bebé puede seguir alimentándose con leche materna.

  • Lávese las manos con agua y jabón antes de sostener al bebé y use una mascarilla mientras lo amamanta. Sostener a su bebé piel con piel ayuda a que el bebé succione y ayuda a provocar la salida de leche.
  • Si va a extraer leche materna, colóquese una mascarilla, lávese bien las manos y limpie las piezas del extractor, los biberones y los chupones. Extraiga leche con la frecuencia en que su bebé come, o al menos de 6 a 8 veces en 24 horas. Si usted necesita ayuda, la leche extraída puede ser administrada a su bebé por un cuidador saludable. Recuerde a todos los cuidadores que se laven bien las manos antes de tocar los biberones, alimentar o cuidar a su bebé. Recuerde limpiar el extractor de leche después de cada uso.

Si usted sospecha o tiene confirmación de COVID-19, y decide mantener a su bebé en la misma habitación, trate de mantener una distancia razonable cuando sea posible. Utilice una mascarilla y lávese las manos siempre que lo toque.

Continúe tomando estas precauciones hasta que haya estado sin fiebre durante 24 horas sin tomar ningún medicamento para la fiebre, hayan pasado al menos 10 días desde que comenzaron sus síntomas de COVID-19 y todos sus síntomas hayan mejorado. Si el resultado de la prueba es positivo, pero no tiene síntomas, espere hasta al menos 10 días después del resultado positivo.

Si está recibiendo medicamentos para sus síntomas mientras amamanta, consulte con el médico. Si se siente estresada por la situación, trate de practicar hábitos saludables para reducir el estrés tanto como sea posible. Esto incluye dormir lo suficiente, comer muchos alimentos saludables y hacer ejercicio regularmente. (F)