En una sociedad que reconoce cada vez más la importancia de un envejecimiento activo y saludable, los clubes wellness destinados a adultos mayores están emergiendo como auténticos centros de transformación y bienestar. Estos espacios, como Vivemás, en Quito, y Árbol de Sueños, en Guayaquil, están desempeñando un papel crucial en el fomento de la salud física, mental y emocional de quienes buscan disfrutar plenamente de su “etapa dorada”.

Vivemás nació en el 2018 a partir de la necesidad de crear un espacio para que los adultos mayores puedan desarrollar su potencial físico e intelectual. María Leonor Viteri, fundadora y gerenta general de Vivemás, cuenta que en el sitio trabajan cerca de 30 personas, entre psicólogos y fisioterapeutas.

Viteri manifiesta que ellos aplican el método Hoffmann, el cual es un enfoque holístico dirigido a personas mayores o adultos con patologías relacionadas con la edad, proporciona un análisis en profundidad de la situación general de cada individuo y crea un programa de intervención adaptado a sus necesidades. “Este proceso permite a los adultos mayores ganar en calidad de vida y en habilidades físicas, cognitivas y psicosociales. Destaca la importancia de tratar a los mayores con cuidado, respeto y un profundo reconocimiento como personas, a pesar de sus dificultades”.

Publicidad

Con el método Hoffmann, según Viteri, enseñan a perder el miedo a envejecer y a abordar el proceso de ir cumpliendo años con tranquilidad y a entenderlo como algo no necesariamente vinculado a la enfermedad, el malestar o la pérdida de facultades.

Foto: Vivemás

Terapias y actividades giran en torno a la neuroplasticidad cerebral

Viteri explica que la plasticidad neuronal es la capacidad de áreas específicas del cerebro, conocidas como grupos neuronales, para regenerarse donde ha habido daños como los causados por accidentes cerebrovasculares. “El método Hoffmann se enfoca en la rehabilitación de habilidades físicas cognitivas específicas a través de planes de tratamiento personalizados para lograr el mayor nivel de recuperación posible”.

Foto: Vivemás

En Vivemás trabajan en todas las áreas, como la cognitiva, física, psicológica, nutricional y social.

Publicidad

La fundadora menciona que en la actualidad trabajan con máximo 100 socios al día, en horarios de 09:00 a 13:00 o de 14:30 con almuerzo incluido. Las personas que deseen inscribir a un familiar deben hacerlo con una entrevista previa para ofrecerle el plan que mejor se adapte a sus necesidades.

La población de adultos mayores se triplicará en Ecuador para el año 2050

Publicidad

Mientras tanto, en Guayaquil, en el 2010 nació Árbol de Sueños. Estefanía Orellana, directora de Árbol de Sueños, cuenta que el establecimiento surgió por una necesidad familiar. “Mi abuela tenía una familia muy pendiente y presente, sin embargo pasaba mucho tiempo frente a una televisión.  Me di cuenta de que era necesario crear opciones para que los adultos mayores tengan un espacio donde encontrarse y puedan disfrutar aún su vida”.

Foto: Árbol de Sueños

Orellana explica que el proceso que ellos tienen es recibir a los prospectos clientes para un día de prueba gratuito. Y con base en la evaluación inicial y la reunión con el familiar, recomiendan el plan que mejor le funciona. “Deben traer ciertos documentos y datos médicos”, agrega.

Árbol de Sueños trabaja con el enfoque mente, cuerpo y alma. La directora dice que dan prioridad a la persona integralmente, haciendo talleres de memoria para evitar el deterioro cognitivo, talleres de psicología para trabajar las emociones y actividades físicas para fortalecer el cuerpo. “Nuestra herramienta principal de trabajo es nuestro Cuaderno de actividades para adultos mayores, que lo encuentran en la mayoría de librerías del país”, menciona Orellana.

Así puedes afiliar a un adulto mayor al IESS

Publicidad

En este momento tienen alrededor de 40 adultos mayores, entre los servicios de casa, presencial en la mañana y tarde, además del servicio online. (I)