Una buena noticia se reconfirma para los amantes del café, sea este molido (de pasar), instantáneo o descafeinado, para los que no resisten la cafeína. La deliciosa bebida, particularmente cuando se consume de dos a tres tazas al día, está asociada con una reducción significativa en incidentes cardiovasculares y en mortalidad por esta causa.

Además, el café molido e instantáneo, pero no el descafeinado, está asociado con una reducción en las arritmias.

Este es el resultado de un análisis a largo plazo del UK Biobank, un gran banco de estudios biológicos del Reino Unido que investiga cómo la predisposición genética y el ambiente contribuyen a las enfermedades.

Publicidad

Una docena de investigadores intervinieron en este trabajo, publicado en el Jornal Europeo de Cardiología Preventiva el pasado 27 de diciembre.

Foto: El Universo

En este amplio estudio de cohorte prospectivo se investigó la asociación entre el consumo habitual de café, y más específicamente, el impacto de cada subtipo, incluyendo los descafeinados. Los principales hallazgos son:

  • El café molido, instantáneo y descafeinado está asociado con reducciones equivalentes en la incidencia de accidentes cardiovasculares y de mortalidad cardiovascular por todas las causas.
  • De dos a tres tazas de café de todos los subtipos está asociada con la mayor reducción del riesgo de accidente cardiovascular, enfermedad coronaria, insuficiencia cardiaca y todas las causas de mortalidad.
  • El café molido e instantáneo, pero no el descafeinado, está asociado con la reducción en las arritmias.
  • Hay una relación ‘en U’ entre el consumo de café cafeinado y la incidencia de cualquier arritmia. La mayor reducción se vio con 4-5 tazas al día. Quiere decir que el mayor beneficio está entre quienes se mantienen en ese promedio, y no en los extremos.

El café está presente en la mayoría de las sociedades, con la cafeína como el psicoestimulante más consumido en el mundo, según la revista Tendencias de Medicina Cardiovascular de 2019. Ya que la atención del público a la prevención de las enfermedades cardiovasculares ha aumentado, hay más interés también en los cambios en el estilo de vida, y el café entra en esta discusión.

En la historia de la salud, la mayoría de los profesionales de salud han recomendado evitar el café a pacientes con enfermedad cardiovascular. Esto ha sido puesto en duda por los estudios recientes, que no solo aseguran que es inofensivo, sino que es beneficioso, cuando es moderado.

Publicidad

¿Qué es moderado? Entre 3 y 4 tazas al día, según las guías de la Sociedad Europea de Cardiología de 2021. Los investigadores del UK Biobank explican que se pone mucho énfasis en la cafeína, cuando el café está compuesto de más de 100 agentes biológicos. Así que en esta ocasión quisieron hacer la comparación entre el impacto del café tradicional y el descafeinado.

El consumo de café y las arritmias

En el estudio final, quedaron 449.563 participantes que tenían una edad promedio de 58 años, con un 55,3 % de mujeres. La media de seguimiento a estas personas fue de 12,5 años. De ellos, 100.510 personas no tomaban café, y constituyeron el grupo de control.

28/09/2022. Dos o tres tazas de café para el corazón. Descafeinado, molido o instantáneo: el café tiene efectos positivos significativos en la reducción de los accidentes cardiovasculares, según el estudio a gran escala UK Biobank. LA REVISTA, SALUD Foto: El Universo

Después de hacer ajustes por edad, consumo de alcohol, de té o tabaco, obesidad, diabetes tipo 2, hipertensión y apnea obstructiva del sueño el riesgo más bajo de arritmias estuvo entre quienes consumían de 2 a 3 tazas al día. En el aleteo auricular, la reducción significativa del riesgo estuvo entre quienes consumían de 1 a 5 tazas al día, con la mayor reducción en 4-5 tazas.

El consumo de café y los accidentes cardiovasculares

Más de 43.000 participantes recibieron un diagnóstico de enfermedad cardiovascular durante el seguimiento y 34.677 fueron diagnosticados con enfermedad coronaria. Otros 6.767 tuvieron un accidente cerebrovascular.

Publicidad

Beber de 4 a 5 tazas de café al día trajo como resultado un decrecimiento significativo en el riesgo de accidentes cardiovasculares, en comparación con los que no tomaban café. Algo similar ocurrió con la reducción del riesgo de enfermedad coronaria, con el menor riesgo en aquellos que tomaban de 2 a 3 tazas al día.

Y el consumo de café en todos los niveles significó una reducción del riesgo de insuficiencia cardiaca e infarto cerebral. Aquí, de nuevo, la recomendación sería de 2 a 3 tazas de café al día.

El consumo de café y todas las causas de mortalidad por enfermedad cardiovascular

De las casi 450.000 personas participantes, 27.809 murieron durante el seguimiento y 4.402 de esas muertes fueron por causas cardiovasculares. La reducción en la mortalidad por todas las causas estuvo asociada con un consumo de café de hasta 5 tazas al día, con el mayor efecto, una vez más, en beber de 2 a 3 tazas. Para quienes se preocupan por la creencia de que el café está asociado con la muerte cardiaca súbita, el estudio no encontró ninguna relación. (I)