La aplicación a modo de refuerzo de una tercera dosis de las vacunas contra el coronavirus SARS-CoV-2 se está llevando a cabo en muchos lugares, pese a que en algunos países _sobre todo en los africanos_ una buena parte de su población aun no recibe ni el esquema inicial.

Fue en octubre pasado cuando el grupo asesor de expertos en vacunas de la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomendó que pacientes de determinados grupos en riesgo reciban una tercera dosis adicional de vacuna contra el COVID-19, pese a que el organismo había pedido en agosto una moratoria a esas inoculaciones de refuerzo.

Así también, la Comisión Europea (CE) pidió el martes que los países de la Unión Europea aceleren la administración generalizada de dosis de refuerzo contra el COVID-19, dado el rápido avance de los contagios en buena parte de la UE y ante la incertidumbre generada por la nueva variante ómicron.

A nivel de Ecuador, la dosis de refuerzo de la vacuna anticovid se aplicaba hasta noviembre solo a personas vulnerables y de la tercera edad. Pero a partir de este 1 de diciembre, el inmunizante se administra a todo aquel que haya recibido la segunda dosis seis meses antes. Se preveía que este proceso arranque en enero para la población en general, pero las nuevas circunstancias adelantaron esos planes.

Publicidad

El doctor Jonathan Abraham, profesor asistente de microbiología del Instituto Blavatnik de la Facultad de Medicina de la Universidad de Harvard, explicó la acción que tienen en el organismo estas dosis adicionales de vacunas anticovid.

“Una dosis de refuerzo engaña al sistema inmunitario para que piense que está viendo de nuevo a un patógeno, de modo que se activan las células que producen anticuerpos y otras células inmunitarias”, apuntó. “La cantidad y la calidad de los anticuerpos que se producen pueden mejorar”.

El también especialista en enfermedades infecciosas del Hospital Brigham and Women’s, en Boston, indicó que estas dosis de refuerzo también ayudan al sistema inmunitario a aprender a hacer un mejor trabajo al reconocer a un germen y crear anticuerpos que se dirijan a él de forma más precisa.

Desde el 1 de diciembre rigen nuevos requisitos para ingresar a Ecuador por variante ómicron

Covid-19: Los puntos de vacunación en la ciudad de Quito para la tercera dosis

Abraham agregó que las vacunas actuales contra el COVID-19 siguen teniendo una efectividad extrema para la prevención de las infecciones graves y la muerte, pero no tienen una efectividad del 100 por ciento para frenar la adquisición y transmisión del virus. Por ello, considera que dadas las variantes altamente transmisibles, necesitaremos dosis de refuerzo regulares durante los próximos años.

“Hay probabilidades de que, con el tiempo, la proteína de pico del SARS-CoV-2 cambie de forma o mute lo suficiente como para se requiera un refuerzo con un antígeno de cepa actualizada para preparar al sistema inmunitario para que reconozca al virus mutante”, detalló. “Esta situación sería más parecida a lo que se hace con las vacunas contra el virus de la influenza estacional cada año”.

En Ecuador, aquellas personas que completaron el esquema de vacunación con Pfizer, AstraZeneca y Sinovac recibirán luego de seis meses una dosis de refuerzo de AstraZeneca. En el caso de aquellos que se les aplicó la monodosis CanSino también en seis meses recibirán la misma. Revise aquí el cronograma completo. (I)