Todo tipo de ejercicio es bueno para la salud. La Organización Mundial de la Salud recomienda un mínimo de 150 minutos de actividad moderada/intensa durante la semana. Por su parte, los ejercicios aeróbicos también traen beneficios y se los puede realizar en el hogar.

Las actividades aeróbicas se aconsejan con frecuencia a niños y adolescentes para fomentar su crecimiento y desarrollo acorde, pero también son recomendadas para adultos.

El ejercicio aeróbico se basa en el desarrollo de actividades con menor intensidad, pero durante periodos de tiempo más largos (andar, correr, nadar y montar en bicicleta). De acuerdo con el sitio especializado MayoClinic, durante los aeróbicos, los pequeños vasos sanguíneos se ensancharán para llevar más oxígeno a los músculos y eliminar los desechos, como el dióxido de carbono y el ácido láctico.

Además, el cuerpo liberará endorfinas, analgésicos naturales que promueven una mayor sensación de bienestar.

Sus efectos positivos repercuten en el aparato cardiovascular y respiratorio, con múltiples disciplinas y ejercicios disponibles para su ejecución.

  • Mantener a raya el exceso de peso
  • Aumentar la resistencia, el estado físico y la fuerza
  • Protegerte de las enfermedades virales
  • Reducir los riesgos de salud
  • Controlar las enfermedades crónicas
  • Fortalecer el corazón
  • Mantener las arterias limpias
  • Mejorar el estado de ánimo
  • Mantenerte activo e independiente a medida que envejeces