Sentirse mareado durante el ejercicio puede ser una experiencia desagradable y preocupante. Si te ha pasado alguna vez, no te preocupes, no estás solo. Estos mareos son más comunes de lo que se piensa y, en mayoría de los casos, se deben a causas benignas y fácilmente solucionables.

Sin embargo, es importante comprender las causas subyacentes de los mareos para poder prevenirlos y disfrutar de tus entrenamientos al máximo.

¿Qué es la carrera lenta o slow running? Cuáles son sus beneficios y la manera correcta de practicarla

¿Por qué me mareo cuando hago ejercicios?

Evita esforzarte en exceso al entrenar o practicar alguna actividad física Foto: Freepik

Si presentas, además del mareo, sensación de aturdimiento, náuseas, dificultad para respirar, vómito y sed, lo más probable es que te hayas esforzado en exceso al momento de entrenar, como señala Medical News Today.

Publicidad

Sin embargo, estos síntomas sumados a la resequedad de la boca, debilidad y la sed extrema pueden señalar un episodio de deshidratación, especialmente si tomas poca agua a lo largo del día y durante un clima caluroso.

Otras posibles causas de los mareos vienen siendo la disminución de los niveles de azúcar en sangre o de la presión arterial, los cuales se presentan con síntomas como fatiga, náusas, falta de concentración, hambre, sudoración, ansiedad y desmayos.

Los 5 ejercicios que recomienda Harvard si eres adulto que puedes hacer en casa

La receta para que no marearse cuanto te ejercitas

Una de las principales recomendaciones es tomar abundante agua. Foto: Freepi

De acuerdo con Ok Diario, no existe realmente una receta medicinal mágica que permita evitar los mareos al hacer ejercicio, pero sí una serie de hábitos que evitarán que esta sensación de inestabilidad se hagan más graves.

  • Comer apropiadamente: Comer apropiadamente es la clave para que los niveles de azúcar en sangre no bajen más de lo normal durante y después del entrenamiento físico.
  • Iniciar de a poco: Lo mejor es que inicies con rutinas sencillas e ir subiendo el nivel de dificultad y exigencia poco a poco para que no te esfuerces en exceso.
  • Beber abundante agua: Realmente, tomar agua es una parte vital del ejercicio. De no cumplir con los dos litros recomendados por expertos, se corre el riesgo de sufrir deshidratación tras entrenar.
  • Respirar apropiadamente: Pregúntale a tu entrenador cuál es el tipo de respiración que debes emplear en cada uno de los ejercicios para evitar los mareos por falta de aire u oxígeno.

(I)

Te recomendamos estas noticias