Luego de los confinamientos y mientras se desarrolla una amplia campaña de vacunación contra el SARS-CoV-2, muchas celebraciones se han quedado en espera. Sin embargo, una de las interrogantes luego de la inoculación es sobre síntomas, cuidados y si se puede consumir bebidas alcohólicas o si esto interrumpiría el efecto de la vacuna.

Personas con antecedentes de alergias pueden vacunarse contra el COVID-19, siempre que la dolencia no ponga en riesgo su vida, especialistas lo explican

Para ello hay que entender, inicialmente, qué hacen las vacunas en nuestro organismo y qué cuidados generales se deben tener con las vacunas de dos dosis, en las que la protección se obtiene transcurridos de 7 a 28 días después de administrarse la segunda: Pfizer, 21 días después; Sinovac, 28 días; Moderna, 28 días; AstraZeneca, hasta 12 semanas.

Luego de la primera dosis, muchos vacunados podrían presentar molestias como dolor en el brazo, enrojecimiento e hinchazón, fiebre, malestar general, dolor de cabeza y escalofríos, aunque estos desaparecen en poco tiempo. En el mejor de los casos, los vacunados no presentan ninguna reacción, ya que las respuestas inmunitarias protectoras no son generales.

Qué significa no tener síntomas después de la vacuna contra el COVID-19

En todo caso, beber alcohol luego de ser vacunado tiene preocupados a muchos. Ante esto, no existe evidencia científica o comunicados por parte de la Organización Mundial de la Salud (OMS) que indiquen que beber pueda reducir la eficacia de ninguna de las actuales vacunas; sin embargo, evitar la reuniones masivas y sociales sí es uno de los consejos por parte de los especialistas, que piden, ante la llegada de la nueva cepa, la delta, un confinamiento voluntario para evitar contagio y propagación.

Publicidad

El alergólogo guayaquileño, el Doctor Iván Chérrez Ojeda recomienda vigilar el consumo de alcohol en los días posteriores a la vacunación debido a los efectos secundarios que algunas personas llegan a experimentar. En este caso, tener resaca empeorará el estado anímico de la persona.

“Además, si se toma mucho o moderadamente, la resaca se puede confundir con los efectos secundarios de las vacunas” añade el especialista en alergia y neumología.

¿Acaso las vacunas ocasionaron la variante delta del coronavirus?

En un artículo publicado en este medio, los expertos afirman que el consumo excesivo de alcohol, especialmente a largo plazo, puede suprimir el sistema inmunitario e interferir potencialmente en la respuesta de la vacuna. Dado que el organismo puede tardar semanas en generar niveles protectores de anticuerpos contra el virus después de la inyección para el COVID-19, cualquier cosa que interfiera en la respuesta inmune sería motivo de preocupación, así lo indicó el Instituto Nacional sobre el Abuso de Alcohol y Alcoholismo (NIH) en un apartado, y señala que “el abuso de alcohol ciertamente podría complicar la prevención, el tratamiento y la recuperación del COVID-19″, por lo que beber horas antes de la vacunación no es aconsejable y es preferible evitar las bebidas alcohólicas en exceso, por al menos tres días.

“Teniendo en cuenta que el alcohol debilita la respuesta inmune, lo más sano es no tomar ninguna bebida alcohólica los días anteriores y posteriores a la vacuna, aunque necesitamos más estudios para saber de cuánto tiempo estamos hablando exactamente”, de acuerdo con Tony Rao, especialista en alcohol y demencia de la Universidad King’s College de Londres.

En la Corporación GPF (Grupo Fybeca), en Amaguaña, se vacuna a un promedio de 1.200 personas al día, entre trabajadores y familiares. La campaña se realiza en conjunto con la Asedim y Alafar. Foto: Vanessa Silva / EL UNIVERSO

Cuidados tras la vacunación

Con respecto a los cuidados, el personal médico que vacuna en los centros especializados recomienda bañarse al llegar a casa y, en caso de sentir malestar, tomar paracetamol de un gramo y mantenerse hidratado. Además, antes de recibir la primera dosis, el paciente tiene la obligación de brindar información completa y dar a conocer cualquier enfermedad o condición que requiera un cuidado adicional.

Luego de la aplicación de la vacuna, cada ciudadano deberá mantener las medidas de prevención, como respetar las sugerencias de bioseguridad, mantener distancia entre personas y no olvidar el lavado de manos con agua y jabón. Finalmente, deberá mantener el registro de vacunación en sus documentos personales.

En el carné físico debe constar día, fecha, lugar donde se inmunizó, las dosis recibidas, entre otros detalles. Además, los interesados pueden acceder a un certificado digital mediante un aplicativo que habilitó el Ministerio de Salud Pública (MSP). (I)