Este personaje logró tener relevancia en la prensa internacional gracias a sus múltiples delitos en organizaciones dedicadas al narcotráfico, y aunque fue uno de los criminales más buscados a fines del siglo XX, también era un hombre amado por su pueblo debido a la labor social.

Escobar se involucró en la política colombiana y consiguió algunos cargos públicos, y como una especie de Robin Hood, construyó hospitales, escuelas e iglesias con los que conseguía la simpatía de los pobres.

Las diferencias entre el ‘Chapo’ Guzmán y Pablo Escobar, los mayores narcotraficantes del mundo

Con respecto a lo familiar, el narco estuvo casado con Victoria Eugenia Henao, con quien tuvo dos hijos: su primogénito Juan Pablo Escobar Henao y su hija Manuela, a quien Escobar Gaviria llamaba “la muñeca sin dientes”. Manuela tenía solo nueve años cuando su padre murió en un enfrentamiento con la Policía Nacional de Colombia el 2 de diciembre de 1993; Juan Pablo, 16.

Luego de la muerte de su padre, Manuela dejó de portar el apellido Escobar y lo cambió por Marroquín; Juan Pablo también pasó a llamarse Sebastián Marroquín; además, se exiliaron en Argentina junto con su madre para dejar atrás el caos de una casta conflictiva y el señalamiento social por ser hijos de un criminal.

En la actualidad, el hijo de Escobar es arquitecto, escritor, conferencista, productor audiovisual y se considera un pacifista; además tiene un canal en YouTube donde comparte audios inéditos y entrevistas con diferentes periodistas. En diversas ocasiones ha asegurado que extraña la versión de su progenitor en el rol de padre y no a quien fue como criminal, y manifiesta que rechaza las actividades ilícitas.

“Extraño al padre, no al bandido”, ha escrito en una de sus publicaciones.

Manuela, de 38 años, por otro lado, ha preferido el anonimato y se sabe muy poco de su vida actual; únicamente lo que recoge el escritor José Alejandro Castaño, autor del libro Cierra los ojos, princesa, que trata sobre la vida de la hija del capo.

En el entierro del capo del narcotráfico fue la última vez que se vio públicamente a la hija de Pablo Escobar. Sin embargo, existe una foto tomada en 2019, donde la mujer, ahora adulta, está en las afueras de un hotel en Palermo (Argentina). (E)