El cabalonga es un pequeño árbol, de hasta 10 metros de altura, cuya semilla tiene la particularidad y fortaleza de germinar incluso en la arena. De esa misma manera, como si fuera parte de la vegetación de la zona, el hostal Cabalonga EcoAdventure nació hace ocho años en Puerto Cayo para cumplir el sueño de una amable y joven pareja decidida a involucrarse en el negocio turístico: Diego Lozada y María Elena Alvarado.

Así lo descubrí en mi más reciente viaje a esa zona de Manabí que reúne hoteles como Equus Erro, Los Frailes, Casa Amarilla y, el más prestigioso de todos, Las Tanusas.

Pero siempre es placentero conocer establecimientos con una personalidad particular que se ha ido forjando con el tiempo.

Cabalonga EcoAdventure ofrece glamping y cabañas con baño privado en Puerto Cayo (Manabí). Los propietarios son Diego Lozada y María Elena Alvarado. Foto: Moisés Pinchevsky. Foto: El Universo

Diego comenta que la manera más sencilla de comenzar con Cabalonga fue a través del glamping, tal como se conoce al camping con glamur, es decir, alojamiento en tiendas de campaña pero con servicios especiales como camas cómodas, sin embargo tiene baños compartidos. “Ha sido un trabajo superfuerte con María Elena. La idea era dar trabajo a la comunidad… Al comenzar decidimos realizar una reunión con los pobladores para comentarles este proyecto y nos acogieron muy bien. Nos dijeron que era la primera vez -y quizás la última- en que alguien se acercaba a ellos para avisarles que se emprendería algo y que íbamos a incluirlos”.

Publicidad

Cabalonga EcoAdventure ofrece glamping y cabañas con baño privado en Puerto Cayo (Manabí). Los propietarios son Diego Lozada y María Elena Alvarado. Foto: Moisés Pinchevsky. Foto: El Universo

Efectivamente, todo el personal de Cabalonga proviene de la comunidad, así que ellos ayudan a conformar una oferta que sufrió la pausa del turismo provocada por la pandemia, pero los propietarios aprovecharon ese tiempo para realizar un sondeo entre su clientela para determinar qué otro servicio desearían que se incluyera. La respuesta fue habitaciones con baño privado, por lo cual construyeron cabañas de dos pisos.

Esas habitaciones ayudaron a conformar paquetes especiales para parejas que pueden incluir decoración especial con velas y pétalos de rosas, además de botella de vino blanco, oferta muy solicitada para pedidas de mano y escapadas románticas.

Más servicios de Cabalonga son los tours hacia la Isla de la Plata o la playa Los Frailes, los cuales incluyen snorkeling. Las tarifas van desde los $ 10 por persona (en las carpas) hasta los $ 50 por persona (en las habitaciones con vista al mar y baño privado). Las tarifas, a las cuales hay que aumentar el 12 % del IVA, incluyen desayuno y noche de fogata en el patio interior del hostal.

La mudanza del marisco

La visita a Puerto Cayo tuvo también el componente gastronómico a través del restaurante de Gisella Recalde Castillo que funciona desde hace cinco años en la calle principal del poblado, la avenida Guayas. Ella es bien reconocida por legiones de turistas frecuentes que durante años han buscado la buena sazón de su pequeño local de madera llamado Nicole.

Restaurante Olas del Mar, de Gisella Recalde Castillo (Puerto Cayo, Manabí). Foto: El Universo

Pero en la anterior temporada playera algo cambió. “Fuimos a su local, pero estaba cerrado. Temíamos que durante la pandemia le hubiera ocurrido algo grave a esa familia”, indica Álex, un viajero guayaquileño que optó entonces por ingresar a un nuevo restaurante mucho más grande, de dos pisos de cemento, que observaron abierto en la misma calle, a una cuadra de la playa, llamado Olas del Mar, en el barrio Brisas del Mar. “Sentimos que la sazón era parecida a la de Gisella, por ello pensamos que quizás era el negocio de un familiar de ella”.

Pero mayor fue su alegría cuando la vieron aproximarse para saludarlos. “Durante la pandemia abrimos este nuevo local”, explica ella, para lo cual tuvo que endeudarse a través de un crédito. Y la alegría de tener un espacio mayor compensa ese esfuerzo que viene acompañado de sus especialidades, como los cebiches, el camotillo (pescado emblema de Manabí), sudado mixto, langostinos al ajillo, encocados, pescado a la plancha con salsa de mariscos…

“Trabajamos con mi familia, así que es una alegría ver que estamos creciendo”, dice Gisella, nativa de Montañita y cuyo esposo es pescador. “Ahora nuestra vida está en Puerto Cayo”.

Contactos: hostal Cabalonga EcoAdventure, 099-986-3362; restaurante Olas del Mar, 098-795-4949.