El próximo 1 de septiembre será beatificada Anna Kolesárová, una joven que a semejanza de la santa María Goretti murió mártir por defender su pureza y castidad.

La ceremonia de beatificación se realizará en el estadio Lokomotíva de Kosice (Eslovaquia) y será presidida por el prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos, cardenal Giovanni Becciu.

Kolesárová nació en Vysoká nad Uhom (Eslovaquia) el 14 de julio de 1928. En 1944 el azote de la Segunda Guerra Mundial golpeó su pueblo. A sus 16 años comenzó a vestirse de negro para que los soldados no supieran que era joven.

El 22 de noviembre de 1944, un soldado entró a la casa de la familia Kolesárová, cuyos miembros y otros aldeanos estaban escondidos en la bodega. El padre pensó que el soldado estaba buscando ayuda y le pidió a Anna que le diera algo para comer. La muchacha obedeció, pero “el soldado se dio cuenta de que bajo esa gruesa tela oscura no se ocultaba una persona adulta, sino una joven. Hermosa y pura”.

Entonces el hombre comenzó a murmurar palabras obscenas y le dijo “entrégate o morirás inmediatamente”.

La muchacha se negó y el soldado lleno de ira le apuntó con su arma y gritó: “¡Dile adiós a tu padre!”. Mientras, este escuchó el grito de su hija: “¡Adiós, papito! ¡Jesús, María, José!”.

Al día siguiente, los hombres del pueblo construyeron un ataúd para depositar el cadáver de la mártir y la enterraron por la noche. (I)