Un crédito o un préstamo siempre serán opciones para muchas personas, a la hora de acceder a bienes o servicios, cuando no se tienen los recursos para solventarlos.

Hay que tomar en cuenta que crédito y préstamo no son lo mismo. La Superintendencia de Bancos explica que la diferencia entre préstamo y crédito estriba en que, en un préstamo, el prestatario recibe una cantidad de dinero determinada, mientras que en un crédito el prestamista pone el dinero a disposición del cliente hasta un límite.

Los intereses de un préstamo se fijan al principio, mientras que en un crédito se van calculando en función de su utilización. La última diferencia notable es que un crédito puede renovarse a su vencimiento, sin necesidad de que sea liquidado, pero un préstamo, en cualquier caso, ha de devolverse, aunque puede realizarse un nuevo contrato.

De todas maneras, en cualquiera de los dos casos, el prestatario deberá devolver el dinero que prestó, lo que constituye una gran responsabilidad.

El portal Educación Financiera del Banco del Pacífico indica que antes de adquirir el compromiso de una deuda es fundamental considerar los siguientes aspectos:

  • Analizar si realmente es indispensable solicitar el crédito. Reflexionar si, por el contrario, es posible alcanzar una meta a través del ahorro o mediante el ahorro más un crédito, teniendo claridad en cómo va a usarse dicho financiamiento.
  • Un crédito de largo plazo puede ser tentador, pues a mayor tiempo, el valor de las cuotas es menor. No obstante, el valor que se pagará por intereses se incrementará.
  • Es esencial pedir toda la información necesaria antes de solicitar un crédito.

Se hace hincapié en que es indispensable endeudarse responsablemente, dentro de la capacidad de pago personal y asumiendo inteligentemente esta obligación económica.

En un buen manejo del presupuesto, el 50% de los ingresos mensuales se destina al pago de gastos fijos, el 40% al pago de deudas, y al menos el 10% se reserva para el ahorro. Cuando la cuota del pago del préstamo sobrepasa el 50% de los ingresos mensuales, se incurre en sobreendeudamiento.

¿Con cuántas aportaciones al IESS se puede hacer un préstamo quirografario?

El pago mínimo en las tarjetas de crédito extiende la deuda hasta por más de 16 años

El 20% de ecuatorianos con crédito no puede cubrir sus deudas, son el doble que antes del COVID-19

Por otra parte, Business Insider indica que es indispensable revisar al detalle la letra pequeña y todas las condiciones (comisiones, penalizaciones, etc.) del crédito que se vaya a solicitar.

Así también, se sugiere comparar las ofertas de préstamos de las distintas entidades financieras, para acceder a un crédito o préstamo que más se amolde a sus necesidades. (I)