PORTOVIEJO

Entre el año 2020 y el 31 de mayo de 2021 en Manabí se han registrado 205 denuncias de desapariciones de personas. El año anterior el reporte de denuncias que tuvo la Policía Nacional llegó a 122 y en los primeros cinco meses de este 2021 ya la cifra de desapariciones llega a 83.

Pablo Ramírez, comandante de la zona 4 de la Policía Nacional, indicó que el rango de edad de la mayoría de personas reportadas como desaparecidas fluctúa entre los 17 y 38 años. Las quejas o denuncias se dan por desapariciones forzosas.

También explicó que en algunos casos existen ciudadanos que buscan el reencuentro con algún familiar que no ven desde hace muchos años.

Publicidad

Y citó el ejemplo de María Bermello Cusme, quien en el 2020 denunció en Esmeraldas que desde hace 50 años no sabía del paradero de su madre, Modesta Cusme. Finalmente, ellas se reencontraron el pasado 18 de marzo.

Bermello indicó que por asuntos familiares, su madre fue separada de su lado. A Cusme, de 99 años, la hallaron en Manta.

De las 205 denuncias presentadas entre el 1 de enero de 2020 y el 31 de mayo de 2021, 175 tuvieron solución, mientras que 30 aún están en indagación. En algunos casos, obtener mayores datos sobre las personas desaparecidas se dificulta por la falta de información que ofrecen los allegados, sobre todo en casos de la salida sin conocimiento del entorno familiar de jóvenes y hasta en matrimonios.

Madre e hija se reencuentran luego de 50 años en Manabí

“En otros casos sí tiene que ver la desaparición y extorsión, que en ese caso tiene intervención de unidades especiales como la Dinased (Dirección Nacional de Delitos contra la Vida y Muertes Violentas)”, declaró Ramírez.

Pero en algunos casos, hay personas que quieren alejarse de grupos familiares por problemas en su entorno, como sucedió en el 2020, en el cantón El Carmen, cuando un joven decidió dejar atrás a familiares que lo acogieron cuando él siendo un niño perdió a sus padres.

“Tuvo que alejarse no solo por la violencia y el entorno de inseguridad que vivía con su familia, sino también porque había una explotación laboral… Obviamente no quiso regresar (tras alejarse de sus parientes) y no regresó, y él ya está en una situación de seguridad, tomando las consideraciones del programa de víctimas y testigos. Inclusive las personas que lo denunciaron como desaparecido más bien ahora están siendo encausadas precisamente por todas esas situaciones que le ocurrían”, declaró Ramírez. (I)