Para Jorge Luis Sánchez ser una persona sorda no le ha significado una limitante para salir adelante. A sus 37 años trabaja como conductor con una aplicación móvil para transportar pasajeros en Quito.

Cuando él y su hermano (también sordo) eran niños, tuvieron que dejar de estudiar porque su padre había enfermado. Desde aquella época siempre fue un sueño pendiente terminar su educación escolar.

Aparte de recorrer las calles de la ciudad como su modo de sustento diario para mantener a la familia de tres hijos, ha dejado un momento especial para retomar sus estudios. Jorge empezará en octavo año de educación básica y aseguró que no se detendrá hasta terminar el bachillerato.

Publicidad

Los catadores del agua de Quito, un equipo que verifica la calidad del líquido que se consume en la capital

Su hermano hará lo mismo, sabe que esta será una oportunidad para mejorar significativamente su vida.

El Ministerio de Educación informó que manejan programas y proyectos dirigidos a la población en situación de analfabetismo y/o escolaridad inconclusa. Una de estas ofertas es la modalidad a distancia virtual, las matrículas para este nuevo periodo estarán habilitadas hasta el 17 de noviembre.

Esta opción es disponible para jóvenes, adultos, adultos mayores y personas sordas que deseen terminar sus estudios de básica, superior y bachillerato.

Publicidad

En Quito cada día se consume un promedio de agua potable equivalente a 186 piscinas olímpicas

Para inscribirse, los aspirantes residentes en Ecuador deberán presentarse en el distrito educativo más cercano, portando los documentos solicitados como requisito para acceder al proceso de matrícula.

Además, los ecuatorianos residentes en el exterior (Estados Unidos, Chile, España, Italia, Reino Unido, Bélgica y Hungría) también podrán acceder a este servicio estudiantil. Ellos deberán realizar su matrícula en línea mediante la siguiente página: https://adistancia.educacion.gob.ec opción matrícula, formulario matrícula exterior.

Publicidad

Desde el Ministerio de Educación señalaron que el proceso educativo tiene una duración de cinco meses por cada grado o curso, más dos semanas de formación propedéutica. El horario es flexible, ya que esta modalidad contaría con un proceso autónomo de aprendizaje basado en medios tecnológicos, con el acompañamiento de un tutor o guía.

El sismógrafo, la herramienta que se convirtió de un medio de alertas a una reliquia en el Instituto Geofísico

Sin duda no existe edad o condición de salud que impida a una persona retomar los estudios y buscar un mejor estilo de vida. Ese fue el caso de Jacqueline Pineda, de 46 años, quien encontró un impulso en su vida en esta opción de terminar el colegio.

Hace un año le diagnosticaron cáncer de tiroides y actualmente está cursando el 10.º año de educación básica superior.

Su familia se ha convertido en el apoyo fundamental. Jacqueline ha organizado su tiempo para revisar las clases, entre las visitas al hospital y el tratamiento.

Publicidad

“No importa el tiempo que pase, siempre tenemos que cumplir nuestros sueños, nunca es tarde, a pesar de todos los obstáculos, siempre se puede dar más”, comentó con alegría, pues desea cumplir con todas las tareas, culminar sus estudios y en un futuro convertirse en parvularia.

El 26 de octubre se conmemora el Día Nacional de la Educación de Jóvenes y Adultos, en homenaje a Dolores Cacuango, que dedicó su vida a la lucha para mejorar el acceso a la educación de los más pobres y de las comunidades indígenas.

Según el Ministerio de Educación, más de 13.000 estudiantes son parte de esta oferta educativa en Ecuador y varios países del mundo. En el caso de las personas sordas, existen 144 estudiantes que cuentan con el acompañamiento de cuatro docentes: dos personas sordas y dos intérpretes. (I)