NOTICIAS

Publicidad

Dos universitarios que regresaron de Ucrania cuentan sus experiencias de reinsertarse en universidades locales

Exoneración de sanciones y 20 puntos en el test Transformar son los beneficios a connacionales que regresaron de Ucrania. Dan este viernes esa prueba.

Al aeropuerto Mariscal Sucre, de Quito, llegaron estudiantes ecuatorianos desde Ucrania. Arribaron en tres vuelos humanitarios. Fueron recibidos por amigos y familiares. Carlos Granja Medranda / EL UNIVERSO Foto: El Universo

Publicidad

Andrés Pinto, de 21 años, será parte de las más de 262.000 personas que este viernes, 2 de septiembre, rendirán el test Transformar, organizado por última ocasión por la Secretaría de Educación Superior, Ciencia, Tecnología e Innovación (Senescyt) para acceder a un cupo en las universidades.

Según esa entidad estatal, se encuentran registradas a nivel nacional 262.081 personas para rendir esa prueba; de ellas, 241.372 rendirán el test desde sus domicilios, mientras que 20.709 lo harán en sedes habilitadas por esa entidad.

Para garantizar la reinserción a la educación superior y rendir el test Transformar en el segundo periodo académico de 2022, la Senescyt informó que definió ciertos beneficios para aquellos alumnos que estaban estudiando en Ucrania, iniciando su primer semestre de carrera o cursando el año de estudios, entre ellos la exoneración de sanciones en el caso de que ya hayan participado en procesos anteriores; adicionalmente, se les concederán 20 puntos.

Publicidad

Así lo mencionó María Alejandra Yépez, subsecretaria de Fortalecimiento del Talento Humano de la Senescyt.

En repaso para test Transformar hubo quejas porque aspirantes no pudieron ingresar al sistema informático

En 2018, Pinto ya rindió una prueba para obtener un cupo en la educación superior, pero no lo logró. Él es parte de un grupo de ecuatorianos que regresó de Ucrania tras el conflicto bélico con Rusia. Arribó al país desde Hungría en el primer vuelo humanitario de marzo del 2022.

En la ciudad de Lviv cursaba Relaciones Internacionales cuando su vida cambió y decidió retornar. Su carrera duraba cuatro años y, cuando iba a iniciar el tercer año, empezó el conflicto militar.

Publicidad

La continuidad educativa no fue posible a distancia, tal como lo han hecho otros estudiantes que regresaron, por lo que optó por acogerse al plan de contingencia de la Senescyt.

Actualmente estudia en una universidad privada con una beca del 100 % en su misma carrera. Está en un proceso de validación de conocimientos, pues durante el semestre dará pruebas de diferentes materias que ya estudió para validarlas. Además está siguiendo las materias de primer semestre, que son consideradas básicas.

Publicidad

Debido a cuestiones económicas no puede volver a viajar al exterior a seguir sus estudios. Estimó que su familia gastó unos $ 8.000 en su desplazamiento a Ucrania. Espera vincularse al sistema diplomático para trabajar por los migrantes. Una de sus metas era estudiar en el exterior.

“Ucrania era la opción más barata, la más segura y sobre todo la más atractiva de toda la variedad que hay, porque hay otros países más caros”, reflexionó.

Cuatro años después, Pinto dará el test Transformar con el objetivo de estudiar una segunda carrera online. Lo rendirá en su domicilio. En los últimos días ha revisado los cuestionarios y el contenido.

Rindió la prueba Ser Bachiller antes de viajar a Ucrania y obtuvo un puntaje de 830. Quería estudiar Derecho en la Universidad Central.

Publicidad

‘Hay estudiantes que estaban en Ucrania con estudios para pilotos o áreas relacionadas que en la oferta académica nacional no existe. Estamos brindando dos alternativas’, dice subsecretaria de la Senescyt

El ecuatoriano Diego Moncayo (i), acompañado por sus padres, Jeaneth Mendoza (d) y Raúl Moncayo, narró en marzo pasado la odisea que vivió para volver a Ecuador tras el conflicto entre Ucrania y Rusia. EFE/José Jácome Foto: Jose Jacome

Diego Moncayo, uno de los últimos ecuatorianos en volver de Ucrania y quien pasó una odisea para regresar al país, prefirió no formar parte del plan elaborado por la Senescyt.

Optó por ingresar a la Universidad Católica, donde ya estudia la carrera de Lingüística, que —añadió— era lo mismo que estudiaba en esa nación europea, sino que tenía otro nombre.

“Parecía que no estaban llegando a ningún consenso”, afirmó sobre por qué no aplicó al proyecto gubernamental.

Moncayo contó que lo llamaron de la Universidad Central y le comentaron que tenía la posibilidad de ingresar por el plan del Gobierno, pero ya estaba en su primera semana de clases. En ese centro de estudios llenó un formulario con sus datos, pero no hizo otro trámite.

¿Cómo verificar las credenciales para el último examen Transformar?

Agregó que para entrar a la Universidad Católica dio una prueba de ingreso y que no tuvo ningún beneficio por haber retornado de Ucrania.

“Sí, es el estilo de enseñanza un poco distinto, pero me gusta, me gusta, incluso lo veo un poco mejor. Las cosas van bien en el sentido académico”, indicó en tono optimista el muchacho de 20 años, que se fue hace dos a Ucrania a estudiar Filología, para explotar sus aptitudes para los idiomas. (I)

Redacción
Redacción

Publicidad

Publicidad

Publicidad

¿Tienes alguna sugerencia de tema, comentario o encontraste un error en esta nota?

Publicidad

Publicidad

Publicidad