Habitantes de Quito sufrieron por la falta de buses debido a una suspensión de actividades por supuesta escasez de recursos, según dijeron transportistas que decidieron no trabajar. Se denunció que quienes sí lo hicieron, fueron agredidos con piedras.

La Cámara de Transporte Público Masivo de Pasajeros del Distrito Metropolitano de Quito pide al Gobierno Nacional la congelación de los precios del combustible y que regrese al anterior costo por galón del diésel, de 1 dólar con 3 centavos.

Al Municipio le han solicitado que la asignación de rutas se delegue a las operadoras. Mientras, la Alcaldía informó que el transporte municipal cubrió la demanda de al menos 2.000 buses convencionales en la jornada de paralización. (I)