Durante la madrugada de este domingo, 21 de agosto, hubo alertas de un supuesto amotinamiento en el Centro de Rehabilitación Social de Loja. A través de las redes sociales empezaron a multiplicarse mensajes de personas privadas de la libertad que avisaban lo que estaban pasando en el pabellón A del centro penitenciario.

En los mensajes contaban que los reos colocaron obstáculos en las puertas interiores y de ingreso a los pabellones, y que incluso se habrían utilizado cadenas y candados, todo para supuestamente impedir el traslado de uno de los prisioneros, que es conocido como Comandante, a otra prisión.

Ocho hechos violentos en cárceles de Ecuador en menos de dos años casi suman 400 muertos

Ante esta posición, las personas privadas de la libertad fueron levantadas en la madrugada, y las alertas de amotinamiento y riesgo aumentaron con el pasar de las horas ante la incertidumbre de no saber qué ocurría.

Publicidad

Loja. Al retomar las visitas en la cárcel, los policías intensificaron las medidas de seguridad para el ingreso de los familiares al recinto penitenciario. Foto: El Universo

Tras el amanecer, durante las primeras horas de la mañana, los familiares acudieron al centro de rehabilitación para preguntar por sus parientes y acceder al horario de visitas, que se da de forma regular todos los domingos.

Sin embargo, a las esposas, padres e hijos de los encarcelados no se les permitió el ingreso. Y los guardias tampoco les proporcionaron ninguna explicación durante las horas en que fueron suspendidas las visitas.

Seis cabecillas de bandas criminales fueron trasladados de la cárcel de Santo Domingo

Mientras los familiares esperaban, personal del Grupo de Operaciones Especiales de la Policía Nacional llegó al centro carcelario y accedió a cada uno de los pabellones.

Publicidad

“(Ingresaron para) realizar un diálogo, constituirse como mediadores y poner las cosas en claro (…). Los hechos se controlaron y se normalizaron. Es un malentendido de las personas privadas de la libertad del pabellón A. Además, se ha regresado a la calma y se habilitó el proceso de visitas; eso sí, se han intensificado las medidas de seguridad tanto en la parte interna como externa. Son hechos no relevantes y malentendidos, y por ello la presencia de la Policía Nacional para llegar a entendidos”, dijo Víctor Japón, gobernador de Loja.

Por otra parte, mañana, 22 de agosto, el Servicio Nacional de Atención Integral a Personas Adultas Privadas de la Libertad y a Adolescentes Infractores (SNAI) iniciará el censo penitenciario de los 32.543 reos que están dispuestos en los 36 centros de privación de libertad (CPL) y 10 centros de adolescentes infractores (CAI) del país. Este registro durará aproximadamente tres meses. (I)