Aproximadamente el 13 % de la población objetivo (9 millones de personas en 100 días) ha recibido las dos dosis requeridas en contra del coronavirus.

Así lo indica el denominado vacunómetro, implementado por el Ministerio de Salud (MSP), que incluye indicadores como: personas totalmente vacunadas, personas parcialmente vacunadas, dosis por fabricante, dosis por provincia, primera y segunda dosis por grupo de edad, dosis aplicada por día, meta poblacional por alcanzar y población objetivo.

Al 20 de junio, de acuerdo con la estadística del MSP, 1’211.696 personas (13,46 %) han sido totalmente vacunadas y 1́ 157.275 han sido parcialmente vacunadas.

El vacunómetro, según la ministra de Salud, Ximena Garzón, es una herramienta transparente para que todos los ecuatorianos estén actualizados sobre el progreso del plan de vacunación 9/100.

Publicidad

En el Gobierno anterior ya se implementó un indicador parecido.

La vacuna china Sinovac es, hasta el momento, la más utilizada con 1´413.847 dosis aplicadas, luego la de Pfizer con 1´331.714 dosis y AstraZeneca 835.106. En total se han usado 3’580.667 dosis.

En Quito, se han colocado más dosis con 734.452 entre primera y segunda dosis.

Además, el grupo etario, de más de 65 años, es el que ha recibido el mayor porcentaje de dosis, seguido del de 16 años a 49 años y luego el de 50 años a 64 años.

A Ecuador arribarían 6 millones de dosis de la vacuna CanSino de China

Para Carlos Oporto, analista de datos COVID-19, es una gran herramienta para tener más transparencia.

“Con estos datos se puede ver cómo va la vacunación por provincia y grupo de edad, que era algo que se desconocía hasta ahora”, dijo Oporto.

Publicidad

Marcelo Aguilar, epidemiólogo, considera que si bien son elementos útiles, se deberían incluir indicadores para orientar en qué zonas, barrios, ciudades, se pueden reactivar las actividades presenciales.

Aguilar ve con preocupación la poca respuesta de la comunidad a asistir a ciertos vacunatorios.

Alberto Narváez, quien tiene un PHD en políticas de control de enfermedades, expresó que el vacunámetro permite hacer análisis del proceso y por ello una inquietud que tenía era la brecha existente entre primera y segunda dosis.

A Narváez le preocupa que, en muchas provincias, mayores de 65 años, no han recibido la segunda inyección, porque en ese segmento hay 65 % de muertes en el país.

Lo ideal para Narváez sería que la información del vacunómetro incluya cantones.

Agregó que falta hacer testeo masivo para coronavirus y rastreo de contactos.

La información del vacunómetro se actualizará todos los días a las 20:00 con datos del día anterior.

Avance plan de vacunación

En la capital hubo cierto malestar y desconocimiento ciudadano por la reducción de los puntos de vacunación de 51 a 31, pues algunas personas acudieron a algunos sitios y se encontraron con que sus puertas estaban cerradas, en tanto que para otras personas la inmunización fue normal.

En las puertas de algunas entidades educativas se informaba, mediante carteles, que ya no eran centros de vacunación, mientras en otras se indicaban los lugares a los que se podía acudir.

En Quito se unificaron centros de vacunación y Fuerzas Armadas dan apoyo logístico

Julio Quinteros, de 41 años, recibió este lunes su primera dosis. Trabaja en una importadora de repuestos de automotores. Acudió al punto de vacunación del colegio Quito, al sur de la ciudad, con un certificado que acredita que padece de hipertensión. Recibió la vacuna de AstraZeneca. El proceso, a su criterio, fue rápido.

Para Miriam Mensías, de 61 años, quien también fue vacunada por primera vez, hubo un poco de demora. Dijo sentir miedo por los supuestos efectos secundarios que podría padecer.

Miriam García, de 61 años, recibió AstraZeneca. Padece de hipertensión. Le dijeron que la segunda dosis la debe recibir en 56 días.

El presidente Guillermo Lasso, antes de su viaje a Estados Unidos, solicitó al vicepresidente Alfredo Borrero, que se amplíe el rango etario para la inmunización contra la COVID-19, aunque no dio detalles.

Este martes, el Ministerio de Salud Pública (MSP) haría algún pronunciamiento sobre el tema.

Para Aguilar, seguramente se dirigirá hacia los más jóvenes a fin de cubrir a la mayor cantidad de población posible.

Paulina Proaño, coordinadora zonal del MSP, indicó que con las Fuerzas Armadas coordinan el orden y la logística en los puntos de vacación.

La funcionaria agregó que en parroquias rurales o barrios más alejados se conservan los puntos de vacunación.

Francisco Pérez, subsecretario de Vigilancia del Ministerio de Salud Pública (MSP), indicó que encontraron algunos inconvenientes en los datos para los agendamientos de segundas dosis y por ello generaron el aplicativo web.

Sobre el ausentismo, Pérez, en una entrevista radial, expresó que, en la primera semana, para las primeras dosis hubo el 30 % pero, en la segunda semana, con una población más joven, hubo el 10 % de ausentismo.

En los rangos de 50 años o 40 años, Pérez expresó que la población es grande, de alrededor de 200.000 personas, de 300.000 personas por año de edad, por lo que seguramente tendrán que implementar grandes centros de vacunación o las mingas de vacunación.

Retorno presencial

Grupos vulnerables como embarazadas o personas con enfermedades crónicas no retornarán de manera presencial a sus actividades en el Gobierno central.

Así lo manifestó el ministro de Trabajo, Patricio Donoso, acerca del plan de retorno progresivo, que arrancaría desde el 1 de julio.

Recordó que hasta el 30 de junio se mantiene la modalidad de teletrabajo y el viernes 25 de junio, esa secretaría de Estado como el Ministerio de Salud presentarán una propuesta de regreso al trabajo progresivo y seguro, al Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional.

“Estas resoluciones vendrán con un aforo que arrancará con el 30% e irá aumentando conforme la gente se vaya vacunando y se vaya ampliando la vacunación”, dijo Donoso en una entrevista radial.

Tres colores se usarían para aplicar un semáforo desde el próximo 1 de julio

Juan Zapata, presidente del COE, dijo que habrá una georreferenciación sanitaria que se transformará en un semáforo epidemiológico para la toma de decisiones, que inicialmente se aplicará con el retorno laboral.

Zapata agregó que se tomará en cuenta: el número de contagios, fallecidos, exceso de mortalidad, tasa de reproducción, variantes del coronavirus, porcentaje de vacunación, incivilidades, así como la capacidad hospitalaria.

Con estos factores habrá una ponderación que determine aquellas localidades en rojo, amarillo y verde.

A modo de ejemplo, Zapata sostuvo que Galápagos es la provincia que mejor está con esos factores y podría iniciar con el 50 % de aforo de los servidores públicos.

El COE es la entidad que determinará los parámetros y las entidades mantendrán los protocolos de temperatura, mascarilla, distanciamiento.

Zapata indicó -en Teleamazonas- que las inconductas ciudadanas están creciendo a niveles similares de antes del estado de excepción, que se aplicó entre el 23 de abril y el 20 de mayo.

En tanto, el COE evaluará este miércoles, el retorno a clases presenciales voluntarias dentro de planes pilotos, que se inició el pasado 7 de junio.