Puede que usted haya escuchado a Julio Iglesias, el astro de la canción, y dependiendo de la edad que tenga, es posible que haya visto jugar a Julio Iglesias, el futbolista. ¿Pero conocía también a Julio Iglesias, el magnate de bienes raíces de Miami?

Esta es otra revelación de los Pandora Papers, la filtración de archivos en la que han colaborado el Consorcio Internacional de Periodistas de Investigación (ICIJ, por sus siglas en inglés) y más de 150 medios alrededor del mundo, incluido EL UNIVERSO.

El artista español ha sido dueño de una mansión en Miami desde hace décadas, pero los Pandora Papers ayudaron a revelar la creación de compañías de papel, también conocidas como empresas de maletín, con la que Iglesias y su familia se han convertido en propietarios de múltiples bienes raíces en el Sur de la Florida. Al menos posee una docena de costosas propiedades que conjuntamente tienen un valor de entre $ 100 millones y $ 120 millones.

Trabajando con un abogado inmobiliario de Miami, Iglesias utilizó los servicios de Trident Trust, firma especializada en servicios corporativos, para registrar empresas en las Islas Vírgenes británicas que camuflaban sus posesiones inmobiliarias en el Sur de la Florida. La mayoría de ellas están cerca de la playa pero las más importantes están ubicadas en la exclusiva isla de Indian Creek, conocida comúnmente como la Isla de los Billonarios o el Búnker de los Billonarios.

Publicidad

Las compañías de maletín frecuentemente hacen casi imposible determinar quiénes son los verdaderos dueños de los activos, lo cual es una gran ventaja para las personas inmersas en operaciones de lavado de dinero, o para las personas que buscan disminuir o eliminar sus obligaciones fiscales o para los ricos y famosos que simplemente quieren ocultar del resto de la gente las cosas que poseen.

Colocar propiedades estadounidenses a nombre de entidades extranjeras también es un proceso que dificulta que las cortes puedan confiscar los bienes.

Recientemente, a partir de una filtración masiva en el 2016 de documentos denominados Papeles de Panamá, el velo de secretismo que brindan las empresas fantasmas comenzó a ser levantado.

El Departamento del Tesoro de Estados Unidos ahora también requiere más información sobre los propietarios cuando las empresas compran propiedades sin contraer préstamos hipotecarios en Miami, Nueva York y algunas otras grandes áreas metropolitanas. Aunque el Departamento del Tesoro está al tanto de los detalles, el público no.

Los documentos de las empresas de Iglesias se encontraron entre los 11,9 millones de archivos de Pandora Papers. Iglesias cumplió 78 años a finales de septiembre y es reconocido como uno de los cantantes más exitosos de Europa, cuyas ventas han superado los 100 millones de discos, CD’s y música digital en todo el mundo durante una carrera que se extiende por más de seis décadas.

Pero no fue la música lo que inicialmente le colocó frente al público. Fue jugador de fútbol profesional, actuando como arquero en el equipo Real Madrid Castilla entre 1960 y 1963 hasta que un accidente de auto le dejara sin poder caminar por un tiempo. Tiene nueve hijos, incluyendo el también estrella de la canción Enrique Iglesias.

Publicidad

Las propiedades de mayor valor que pertenecen a la familia Iglesias están ubicadas en Indian Creek Island, cuyas 34 mansiones rodean un lujoso campo de golf ubicado en el centro.

La isla, cuyas viviendas se han vendido en más de $ 30 millones, es el hogar de algunas de las figuras más ricas o conocidas de Estados Unidos, incluyendo el mariscal de campo de fútbol americano Tom Brady, la modelo de Victoria’s Secret Adriana Lima y el multimillonario y magnate de automóviles Norman Braman. Nuevos informes también indican que Ivanka Trump y su esposo Jared Kushner también han comprado propiedades allí, aunque ellos no han confirmado ni negado esos informes.

En esta zona de la Isla Indian Creek, el cantante español Julio Iglesias mantiene varias propiedades.

Los registros de propiedad del condado de Miami y los Pandora Papers muestran que la familia Iglesias ha comprado desde 1978 al menos cinco propiedades diferentes —la mayoría de ellas lotes vacíos— en la isla de Indian Creek a través de empresas en las que no aparece directamente.

Uno de ellos se vendió el año pasado por $ 32 millones. Esa venta parecería haberle dado a Iglesias una ganancia de al menos $ 11 millones. La familia lo había comprado en 2014 a través de una corporación de las Islas Vírgenes Británicas llamada Somerville II, con la segunda esposa de Julio, la exmodelo holandesa Miranda Rijnsburger, firmando como oficial autorizada de la compañía.

Esa venta dejó a la familia con tres lotes vacíos y una casa frente al mar en la isla, con cada parcela vacante de 24 mil metros cuadrados, preservando un valor de decenas de millones de dólares. La residencia, construida en un lote más pequeño de 16 mil metros cuadrados, está valorada en $ 23 millones.

Las raíces del cantante en Indian Creek Island se remontan a décadas atrás. Compró una residencia allí por primera vez en 1978, pagando $ 650,000. Esa propiedad se colocó en el mercado en 2006 por $ 28 millones, según la revista Forbes.

Antes de comprar su primera vivienda en la isla, Iglesias ya vivía en Miami, en una lujosa propiedad frente al mar que estaba ubicada al lado de los hermanos Gibb —Robin, Barry y Maurice — conocidos como los Bee Gees. Pero al enterarse de la isla, Iglesias se sintió atraído por la privacidad que brindaba, según su entonces gerente, Alfredo Frailes.

La isla era tan exclusiva que incluso Iglesias tuvo dificultades para poder comprar ahí. Para ingresar al vecindario en esa época, el solicitante debía ser primero aprobado como miembro del Club de Golf, lo que en esencia servía de filtro para la comunidad, escribió Frailes en sus memorias publicadas en el 2014. En esos años, muchos de los clubes privados de Miami tenían la práctica de excluir a las minorías.

“Julio no pudo librarse de ese examen. Le hicieron una sesuda entrevista, le pidieron antecedentes y lo investigaron a fondo para saber quién era y en qué consistían sus hábitos y sus costumbres”, relató Frailes en su libro.

Las inversiones de la familia en bienes raíces del sur de Florida no se limitan a la isla. Los Iglesias compraron otras propiedades de menor valor en las cercanías de Surfside, incluyendo seis casas, cada una con un valor de mercado de entre $ 1 millón y $ 2 millones. Cada trato se realizó a través de empresas fantasmas, con una empresa diferente apareciendo como propietaria en cada una de ellas.

El hecho de que cada propiedad esté registrada bajo un nombre de empresa diferente hace difícil que pueda ser rastreada y es posible que las propiedades inmobiliarias de la familia en el sur de Florida incluyan más unidades que las que pudieron ser identificadas. Un dato revelador es el uso repetido de 901 Surfside Boulevard, Surfside, Florida, como dirección postal para la mayoría de las compras.

Esa dirección pertenece a una vivienda que está registrada bajo una de las empresas de Iglesias, Mirasurf, mostrando una dirección postal que es la misma que su dirección física. Las otras compañías fantasmas tienen la misma dirección postal, pero son dueñas de viviendas con otras direcciones dentro del mismo vecindario. Las compañías fantasmas de la familia utilizadas incluyen Garland 9065 Property LTD, Miravista LTD, Homestead Property LTD y Surfside 825 Limited.

Un reportero del Herald visitó la casa de 901 Surfside. Nadie respondió, ni las notas dejadas allí provocaron una reacción. La confidente de Iglesias y coordinadora de giras, Raluca Bogdan, tampoco respondió a las solicitudes de entrevistas por varios de los periodistas que participaron en este proyecto.

La dirección 901 de Surfside también ha sido utilizada por las hijas gemelas del cantante, Victoria y Cristina. En noviembre del 2019, ellas incorporaron una empresa en la Florida con esa dirección, llamada Sweeza LLC, pero la disolvieron en febrero de 2021 diciendo que nunca la usaron. Otra compañía llamada Touring Management LLC también usa esa dirección en los registros corporativos de la Florida.

Los documentos filtrados a través de los Pandora Papers también muestran que el abogado de bienes raíces de Iglesias en Miami, Russell L. King, se comunica con Trident en relación a J.I. Invesco, otra de las compañías de Iglesias, cuyo nombre sugiere una estructura de inversiones. Y en junio de 2015, según muestran los registros, respondió preguntas de la Agencia de Investigación Financiera de las Islas Vírgenes Británicas, proporcionando una copia del pasaporte español de Iglesias y otros detalles sobre la empresa de Iglesias International Concert Ltd.

Los Iglesias también tenían una propiedad de gran tamaño en Homestead (Forida) construida en un lote de 8 mil metros cuadrados, pero fue vendida en abril pasado por $ 900,000.

Mientras que la mayoría de las transacciones se pueden rastrear en los documentos de Pandora y en los registros de propiedad a Miranda Rijnsburger, cuya firma aparece en documentos que van desde préstamos hasta contratos de reparación, la mayoría de los documentos de Trident vinculados a Iglesias involucran a King. El abogado aparece en 468 documentos de los Pandora Papers. El más antiguo de ellos tiene fecha del 2009, antes de abrir su propia empresa, y el último en el 2015.

En una entrevista, King se negó a hablar de las numerosas propiedades que ayudó a adquirir a Iglesias utilizando compañías fantasmas con nombres que suenan genéricos como Miracreek, Mirasurf, Miravista y Mirasong.

“No represento al señor Iglesias con respecto al tema, así que no voy a poder brindarle mucha claridad dado que no lo hago”, dijo King.

Cuando se le preguntó si todavía representaba a Iglesias, quien en diciembre apareció en los titulares del Miami Herald por volver a poner en el mercado la propiedad de Indian Creek Island, con un precio inicial de $ 37 millones, King respondió: “No estoy en libertad de discutir cualquier contacto que pueda haber tenido con clientes actuales o anteriores “.

El abogado fue más locuaz sobre su cliente de alto perfil en el 2016, cuando anunciaron que las propiedades de Iglesias estaban siendo retiradas del mercado. King habló con un periodista del Sur de la Florida y confirmó la decisión, señalando que aún podría haber posibilidad de realizar la venta. “Si alguien viene a mi oficina con una oferta cercana al precio de venta, se la llevaré a mi cliente”, dijo.

Los reporteros que colaboraron para el presente artículo intentaron comunicarse con un abogado de Trident en Atlanta que trabajó en estrecha colaboración con King en numerosas empresas fantasmas de Iglesias, pero ella no respondió a una solicitud de comentarios.

Hablando en términos generales sobre sus clientes, King dijo que el anonimato en las transacciones inmobiliarias puede beneficiar a las celebridades. Un beneficio, dijo, es que si se conoce su nombre, el precio de la propiedad que se compra podría subir. Y “por razones de privacidad, no quieren que la gente se presente en sus puertas”.

Es difícil determinar qué beneficios en los impuestos podría obtener Iglesias por esta estructura de empresas. El pasaporte español de Iglesias y el pasaporte holandés de su esposa están en los Pandora Papers, y los documentos enumeran su residencia como Punta Cana, la ciudad turística de la República Dominicana.

La pareja también colocó empresas fantasmas una encima de la otra, con una compañía fantasma presentándose como dueña de la otra y el accionista siendo una estructura legal compleja conocida como un fideicomiso revocable.

Iglesias ha sido criticado en los últimos años en España, en medio de acusaciones de que evita pagar impuestos en su país natal.

El cantante, que no reside en España, asegura que paga impuestos en cada país que corresponde. “Nunca me he abstenido de pagar un puñetero impuesto en ningún lugar del mundo. Donde canto, pago impuestos”, dijo Iglesias a la prensa española en 2015.

“En República Dominicana, tengo una empresa que paga 31% en impuestos. Lo que gano en España, lo declaro en España, pero lo que gano en el resto del mundo no lo declaro aquí porque no vivo aquí “, dijo, aunque reconoció que los impuestos españoles son altos en relación a los de otros países.

Debido a que las empresas fantasmas no son transparentes, es difícil saber qué empresa tiene obligaciones fiscales y dónde.

Otros documentos encontrados en los Pandora Papers muestran que el abogado King también estuvo involucrado en la creación de una empresa en las Islas Vírgenes Británicas llamada GEHC Limited, que era propiedad de Raúl Gorrín, un empresario venezolano con estrechos vínculos con el lider venezolano Nicolás Maduro.

Gorrín vivía en una exuberante residencia en el exclusivo barrio de Cocoplum en Coral Gables hasta que sus vínculos con Maduro fueron expuestos. Huyó a Venezuela meses antes de que Estados Unidos presentara cargos penales en su contra en el sur de Florida, derivados de un supuesto plan de corrupción que desvió cientos de millones de dólares del tesoro venezolano. La representación de King por parte de Gorrín tuvo lugar antes de que se presentaran cargos contra el venezolano.

Advirtiendo que no se estaba refiriendo a los Iglesias, King dijo que el uso de las compañías de maletín en el extranjero y de estructuras complejas brindan beneficios sustanciales para los extranjeros no residentes que compran propiedades en Miami.

Los ciudadanos estadounidenses están sujetos a un impuesto sobre el patrimonio cuando mueren, pero sus sobrevivientes tienen todo tipo de exoneraciones para el pago de la totalidad del impuesto. Ese no es el caso de los extranjeros no residentes y King dijo que muchos de sus clientes podrían terminar debiendo el 40% del valor de sus propiedades en impuestos sucesorios sin una estructura offshore que los proteja.

“Pero, por supuesto, sólo estoy hablando en voz alta sobre cuestiones de estructura y su idoneidad”, dijo. (I)

La investigadora de Miami Herald Monika Leal contribuyó desde Miami, y Daniele Grasso de El País y Joaquín Castellón de La Sexta contribuyeron desde España. *Kevin G. Hall es ahora editor de Norteamérica para OCCRP.