El cofundador de FTX y considerado el niño prodigio del mundo de las criptomonedas, Sam Bankman-Fried, fue condenado este jueves a 25 años de prisión federal por fraude y blanqueo de dinero.

Un jurado de Manhattan lo halló previamente culpable de siete cargos que incluyen fraude, conspiración y blanqueo de dinero, por lo que para hoy se esperaba la condena.

Bankman-Fried se enfrentaba a una pena máxima de más de cien años por los siete delitos, entre los que se incluyen varios cargos de fraude y lavado de capitales, pero los fiscales exigían entre 40 y 50 años.

Publicidad

Mientras que los abogados del joven pedían 5 años y tres meses a 6 años y medio, ya que aseguraron que tiene intención de devolver a los afectados el dinero defraudado.

Manejo de criptomonedas

Conocido por el apodo “SBF”, usó sin consentimiento los depósitos de los clientes de la plataforma para hacer transacciones de riesgo en su fondo de cobertura, Alameda Research, y para la compra de ostentosos inmuebles y donaciones políticas.

Multimillonario antes de los 30 años, Bankman-Fried conquistó el mundo de las criptomonedas a una velocidad vertiginosa, convirtiendo FTX, una pequeña start-up que cofundó en 2019, en la segunda plataforma de intercambio más grande del mundo.

Publicidad

Pero en noviembre de 2022, el imperio FTX implosionó, incapaz de hacer frente a las masivas solicitudes de retirada de fondos de clientes aterrorizados al enterarse de que parte de los fondos depositados en la empresa se habían comprometido en operaciones de riesgo.

En el momento de su declaración de quiebra, faltaban aproximadamente 9.000 millones de dólares.

Publicidad

Los liquidadores del grupo ya recuperaron unos 6.400 millones de dólares en efectivo y planean un reembolso completo a los clientes afectados.

Se benefician de la brutal apreciación de las criptomonedas, que se han recuperado tras un catastrófico 2022 marcado por varias quiebras y el escándalo FTX. (I)