Policías antidisturbios equipados con porras y lanzadores de gases se apostaron este jueves en las calles de Teherán, la capital iraní, en un intento del gobierno para controlar las protestas que se desataron tras la muerte de Mahsa Amini.

En esta ciudad se vive un ambiente tenso, debido a que Mohsen Mansouri, gobernador de la provincia de Teherán, dio por finalizadas las protestas. No obstante, la población sigue teniendo presente los sucesos que generaron las multitudinarias marchas, donde se han reportado varios manifestantes muertos.

“Los recientes disturbios han terminado y Teherán es seguro desde hace varias noches”, dijo Mansouri, según medios locales.

Publicidad

La Policía de la moral de Irán detuvo a Amini el pasado 13 de septiembre, debido a que supuestamente la joven llevaba mal puesto el velo islámico. Fue llevada a una comisaría para asistir a una sesión de “reeducación”, pero días después murió en un hospital adonde llegó en coma tras sufrir un ataque al corazón.

Las autoridades aseguran que la joven murió debido a problemas de salud, versión que fue rechaza por su familia. Erfan Salih Mortezaee, primo de la joven entrevistado por AFP, dijo que esta murió tras un “violento golpe en la cabeza” recibido por la policía el día de su detención.

Los policías que detuvieron a Amini fueron denunciados, informó su abogado.

Las protestas se han desarrollado a lo largo de dos semanas no solo en la capital iraní, sino en todo el país, si bien han perdido fuera debido a la represión por parte del gobierno mediante la policía en conjunto con milicias paramilitares leales al régimen, además de las restricciones en internet y las detenciones de activistas, periodistas e incluso famosos.

Publicidad

Tomaremos acciones contra los famosos que soplaron las brasas” de los “disturbios”, dijo este jueves el gobernador Mansouri, según la agencia de noticias ISNA.

La advertencia es similar a la que dio hace unos días Gholamhossein Mohseni Ejei, el jefe de la justicia iraní, contra las personas “se han hecho famosos gracias al apoyo de nuestro sistema [...] [y] se han unido al enemigo”.

El pañuelo debe cubrir el cabello, así es como deben vestir las mujeres en Irán de acuerdo al código de la moral

Contramarchas en Irán para defender a la policía de la moral

Durante las protestas han muerto varios manifestantes, aunque la cifra varía, dependiendo de la fuente. Por ejemplo, la televisión estatal iraní habla de 41 muertos, mientas que una ONG iraní con base en Oslo asegura que son 76 las víctimas mortales.

A todo esto, el presidente de Irán, Ebrahim Raisí, dijo en TV que la muerte de Amini será investigada “hasta el final”. Pero también saludó a las fuerzas de seguridad por el trabajo realizado en los últimos días y calificó las protestas de “disturbios inaceptables” y “caos”. (I)