A través de un comunicado de la Secretaría General de Comunicación de la Presidencia (Segcom), el Gobierno señaló que las entidades de educación superior recibirán $ 1.119,3 millones en el 2022, lo que significa 2.2% más que el 2021 y, en total, con la retención del Impuesto al Valor Agregado (IVA), 3,7 % más.

“En total las entidades de educación superior recibirán $1.129,3 millones de recursos fiscales, que representan 2.2% más que el presupuesto 2021 y si se considera la retención del Impuesto al Valor Agregado (IVA) que harán directamente las universidades será un 3,7% más de recursos que el año anterior”, señala el comunicado.

Así, el Gobierno negó que exista un recorte presupuestario en esta área y señaló que ha realizado la asignación de “forma responsable” para garantizar la educación superior en el país.

Baja de $ 77 millones para universidades se explica por baja autogestión, retención del IVA y menores préstamos

El comunicado señala que se otorgan más recursos para el Fondo Permanente para el Desarrollo Universitario y Politécnico (Fopedeupo) y que las universidades accederán directamente a la retención del impuesto al valor agregado (IVA). Asimismo, que las asignaciones presupuestarias que les corresponden por ley a las universidades, escuelas politécnicas, públicas, privadas, públicas de posgrado, el Consejo de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior (Caces) y el Consejo de Educación Superior (CES) reflejan un incremento de $ 24 millones, en comparación con las asignaciones del ejercicio fiscal 2021.

Publicidad

El Gobierno recuerda que las universidades tienen otros ingresos, como autogestión, devolución del impuesto al valor agregado (IVA), asignación por donaciones, préstamos y convenios.

“Los esfuerzos del Gobierno nacional para mejorar la recaudación y reducir la evasión y elusión, así como los ingresos adicionales por el proyecto de Ley de Desarrollo Económico y Sostenibilidad Fiscal, fortalecerán aún más las asignaciones para las universidades y escuelas politécnicas”, señala el comunicado.

La Segcom concluye el comunicado diciendo: “Con esto, el Ejecutivo demuestra que no pondrá en peligro la asignación de recursos a las universidades, ni afectará el retorno progresivo a las aulas o la oferta académica...”, y que el Gobierno ha establecido estrategias y acciones sólidas para garantizar el acceso a una educación superior “con autonomía y calidad”.

Juan Emilio Ocampo, presidente de la Federación de Profesores de la Universidad Central del Ecuador (UCE), explica que no todas las universidades han tenido recortes, hay universidades a las que se les mantuvo el presupuesto y a otras que probablemente se les subió; en el caso de la UCE, se contabiliza una baja de $12 millones.

Ocampo señala que la fórmula del Gobierno para revisar la ejecución presupuestaria de cada institución “es difícil de considerar” si se toma en cuenta que estamos en pandemia. “Han hecho un nuevo cálculo, en base a una tabla que la Secretaría Nacional de Educación Superior, Ciencia y Tecnología (Senescyt) le presentó al CES y lo aprobó recientemente y, este cálculo, entre otras cosas, toma en cuenta lo que fue la ejecución presupuestaria que es muy difícil de considerar si tomamos en cuenta que estamos en pandemia”, señaló el presidente de la Federación.

El pasado 9 de noviembre, el Consejo Universitario de la UCE envió un oficio al ministro de Economía, Simón Cueva y a la presidenta de la Asamblea, Guadalupe Llori, señalando que esta disminución es una “afectación al derecho fundamental a la educación”.

“La disminución desconoce el esfuerzo de la Universidad Central del Ecuador (UCE) que, desde el año 2019, incrementó el número de estudiantes de 39.126 a 42.903 en el año 2021 (...). Sin embargo, el informe elaborado por Senescyt y aprobado por el CES solo ha considerado las matrículas del 2015 al 2019, con lo que justifica la reducción de la proforma para el año 2022 (...) El Estado no ha actualizado los costos de compensación por gratuidad que se mantienen congelados desde el año 2016”, señala el oficio. (I)