El gobierno del presidente Guillermo Lasso considera que la integración comercial es una de las salidas a la problemática de la “migración forzada” en el mundo porque en lugar de que los ciudadanos se desplacen en busca de mercados se provocaría que los mercados se trasladen a los ciudadanos.

En el discurso ante la 76 Asamblea General de las Naciones Unidas, el mandatario calificó a la migración forzada como una “tragedia” y señaló que es “una triste realidad” constatar que hoy en día los migrantes en el mundo ya no busquen solamente mejores horizontes, sino la misma supervivencia, poniendo como ejemplo la migración de ciudadanos venezolanos a otros países y la migración de ecuatorianos a países como Estados Unidos.

“Es precisamente por esto que yo impulso con tanta pasión la integración comercial como motor para la generación de oportunidades. La migración es la clara señal de que los ciudadanos del mundo quieren más integración, no menos. Cuando migran, los ciudadanos están concretando -en la práctica- la integración que sus autoridades no nos atrevemos a generar. Están dispuestos a cruzar continentes para incorporarse a nuevas sociedades que les provean de más y mejores oportunidades. Quieren acceder a mercados globales de empleo, de educación, y a todo un mundo cada día más conectado por la tecnología, pero separado por equivocadas políticas proteccionistas”, señaló el mandatario.

Ecuador registra ola migratoria hacia EE. UU. por motivos similares a la ocurrida a finales de los años 90, refieren expertos en migración

Por esta razón, en la 76 Asamblea General de Naciones Unidas, el presidente hizo un llamado a todos los países que quieran profundizar relaciones comerciales con el Ecuador, “porque una de las soluciones a este problema radica precisamente en acercar los mercados a los ciudadanos, en lugar de obligar a los ciudadanos a migrar hacia los mercados”.

Publicidad

“Hagamos que las oportunidades busquen a los ciudadanos, y no que los ciudadanos migren en busca de oportunidades. Más vale que estemos conectados a través del comercio libre que a través de la migración forzada, causada por prácticas que nos aíslan, nos encierran, y que solo limitan los espacios de prosperidad compartida. Tarde o temprano, nuestros ciudadanos buscarán su libertad económica”, expresó Lasso.

Según datos oficiales, Ecuador ha acogido alrededor de 433.000 ciudadanos venezolanos, que han sido regularizados con beneficios de trabajo y seguridad social.

En tanto, a inicios de este mes, los datos del Ministerio de Gobierno reportaban que 39.956 personas viajaron a México en 2017; mientras que de enero a julio del 2021, 88.696 ecuatorianos partieron hacia esa nación. En ese periodo solo retornaron 34.331 personas.

“En Ecuador, también hemos sufrido un incremento de nuestra población migrante, que se expone a inimaginables riesgos en sus intentos por alcanzar países como los Estados Unidos”, dijo el mandatario en Naciones Unidas.

Al respecto, William Murillo, director ejecutivo de 1800MIGRANTE.COM, indicó que es positivo que Lasso ponga la temática migratoria ecuatoriana en el debate global, aunque se tengan concepto errados, porque se puede obtener muchos puntos de vista y encontrar verdaderas soluciones

“Habla de integración pero no de reciprocidad, a los ecuatorianos nos piden visa para ir a México, Guatemala, Estados Unidos, Europa y nosotros no hacemos lo mismo con ciudadanos de esos países, entonces no hay prioridades, políticas o consensos mínimos entre las naciones de tránsito y destino para la libre movilidad de personas y que incluyan derechos irrenunciables, lo que existe son ‘expectativas diplomáticas’ porque en la práctica, sobre la violación sistemática de derechos humanos de los ecuatorianos por parte de los países con que se quiere tener acuerdos comerciales no se dice ni una palabra para no incomodar los intereses económicos”, señaló Murillo.

El exsecretario sostuvo que el presidente tiene una mentalidad mercantilista y habla de migrantes y mercados como si fueran sinónimos. “Los ecuatorianos migrantes no migran hacia los mercados, sino que escapan de la pobreza, corrupción, inseguridad jurídica, falta de oportunidades, educación, salud, trabajo, alimentos de calidad, no se van a los ‘mercados’ a buscar esa libertad económica que él manifiesta, sino que arriesgan su vida por mares y desiertos para bridarles una vida digna a sus familias que quedaron en Ecuador”, añadió.

Billy Navarrete, secretario ejecutivo del Comité Permanente por la Defensa de los Derechos Humanos, manifestó que la libertad de mercado a la larga es de los que pueden competir, de los que tienen posibilidades para imponerse, es decir, la libertad de los más fuertes. En varias ocasiones, en el continente americano, ha habido posibilidades adversas a derechos porque no habría condiciones para que todos puedan gozar de las mismas posibilidades para desarrollarse económicamente.

Con relación a la situación migratoria, Navarrete consideró que hasta el momento, en lo que va del nuevo Gobierno, solo ha habido ofrecimientos y ofrecimientos, pero el número de ciudadanos migrantes en situación de calle es alta, y allí de qué libertad de mercado se puede hablar, preguntó Navarrete. (I)