Una vez que los militares salieron a las calles, la Gobernación del Guayas anunció ayer medidas adicionales por la seguridad. Las Fuerzas Armadas y la Policía realizarán controles fijos en los puertos de Guayaquil y Posorja durante el tiempo de vigencia del estado de excepción.

Esa instancia gubernamental además recomendó reformar la ordenanza vigente en Guayaquil, en el tema de circulación de motocicletas, extendiendo la prohibición de dos personas de sexo masculino a bordo de dicho vehículo las 24 horas del día y con una sanción de más de un día de retención.

La decisión trascendió en el segundo día de operativos de las Fuerzas Armadas por el estado de excepción. Nueve grupos de las Fuerzas Armadas se desplegaron este miércoles en Guayaquil para cubrir algunos sectores de gran movimiento comercial y otros donde los sicariatos se han incrementado en los últimos meses.

En la ciudadela Alborada y en Sauces hubo varios operativos en sus calles principales a propósito de un robo en el que fue baleada por sacapintas la esposa de un policía y de otro sicariato ocurrido en un parque. Ambos casos se dieron el lunes en menos de dos horas y a menos de 200 metros de distancia.

Publicidad

Los militares recorrieron las zonas bancarias del norte de Guayaquil. Estuvieron al menos 30 minutos afuera de cada entidad bancaria. Unos 25 militares se bajaron de un bus en cada punto e inmediatamente empezaron a revisar a quienes estaban cerca. Luego pusieron los conos en las vías y comenzaron a parar los carros. Pararon buses, carros particulares y motos. Pidieron identificaciones a los ocupantes y revisaron los antecedentes penales si encontraban algún objeto sospechoso.

Los uniformados revisaron las cajuelas de los carros y abajo de los asientos. También abrieron mochilas y hasta fundas que llevaban los pasajeros de los buses.

Guayaquil, octubre 20 de 2021.- Militares en las calles de Guayaquil por inseguridad. Foto Carlos Barros - El Universo. Foto: El Universo

A un joven de unos 18 años le hallaron dos celulares; uno de ellos tenía la pantalla dañada. Dijo al militar que era el teléfono de su mamá y que lo llevaba al servicio técnico ubicado a unos 100 metros. Tras revisar sus datos y constatar que no tenía antecedentes penales, un militar caminó con el joven hasta la entrada del negocio donde iba a reparar el teléfono.

José Alejandro Suárez llegaba al banco y fue revisado por los militares antes de estacionarse afuera del centro comercial Plaza Mayor, donde permanecieron unos 20 uniformados hasta las 11:00 del miércoles.

“Hoy en día uno no sabe dónde puede llevar un delincuente el arma. Vemos en las noticas que van con ametralladoras en los buses”, dijo el hombre antes de usar un cajero.

En ese sector también revisaron a Marcos Pinoargote, quien llegaba a un gimnasio cercano en su auto. Iba con su esposa y su bebé. Tratando de hacer poco ruido, para no despertar al infante, los militares chequearon el carro y a la pareja le revisaron los documentos.

Publicidad

Luego, la esposa de Pinoargote se cambió al asiento del conductor y se fue. Antes de entrar al gimnasio, el padre de familia dijo sentirse más tranquilo al ver a los militares en las calles.

La teniente Mónica Chapaca, quien estuvo en la ciudadela Alborada, dijo que cada grupo revisaría más de 100 carros diariamente.

El Comando Operacional n.º 2 Occidental, que agrupa las tres ramas de las Fuerzas Armadas, informó que unos 1.500 militares serán parte de los operativos en estos dos días de operativos.

Tras la declaratoria de estado de excepción a nivel nacional, en Guayaquil los militares han decomisado algunas armas blancas (no se especificó cuántas). Estas fueron entregadas a la Policía Nacional.

Guayaquil, octubre 20 de 2021.- Militares en las calles de Guayaquil por inseguridad. Foto Carlos Barros - El Universo. Foto: El Universo

Pese a que los militares hacen control de armas, municiones y explosivos, estos artefactos aún no han sido detectados en los operativos, que continuarán en las tardes en el centro de Guayaquil, a la hora de la salida de los oficinistas y en el sur y suburbio al caer la noche.

La tarde de ayer, el presidente Guillermo Lasso estuvo en el Distrito de Policía Eugenio Espejo en Quito para respaldar a los uniformados. El mandatario anunció el lunes la creación de la Unidad de Defensa Legal de la Fuerza Pública, que permitirá dar respaldo a los servidores que pudieran ser demandados por cumplir con su deber. “La ley debe intimidar al delincuente, mas no al policía”, dijo Lasso.

Durante 60 días, los militares estarán patrullando en las calles del país. El Decreto Ejecutivo 224 indica que “se dispone la movilización de las Fuerzas Armadas en las provincias de El Oro, Guayas, Santa Elena, Manabí, Los Ríos, Esmeraldas, Santo Domingo de los Tsáchilas, Pichincha y Sucumbíos”.

En el decreto, el Gobierno esgrimió que en las últimas semanas se han registrado aumentos en actividad delictiva que afectan la seguridad ciudadana en todo el territorio nacional, produciendo un incremento de la tasa de homicidios intencionales de 10,62 % por cada 100.000 habitantes.

Tras un análisis de las cifras nacionales de los últimos cinco años, se detectó que las muertes intencionales casi se han duplicado desde el 2016. Pasaron de 5,81 a 10,62 por cada 100.000 habitantes. En el 2016, a nivel nacional, hubo 969 crímenes, mientras que en lo que va del 2021 ya se reportaron 1.890 casos.

El Gobierno ligó el aumento de la actividad delictiva y la intensidad de esos hechos a una retaliación hacia acciones que ha emprendido el Estado para restablecer el orden público.

El decreto ejecutivo alude que en lo que va del año se han detectado 147 toneladas de droga. El año pasado (de enero a diciembre) se decomisaron 128 toneladas. (I)