Al leer que en Rusia el presidente Putin ganó las elecciones con mayoría no pude evitar un sentimiento de indignación y repudio.

Vladimir Putin celebró en la plaza Roja su triunfo en unas presidenciales criticadas por Occidente

Al igual que otros “mandatarios” de diferentes partes del mundo, que tienen el descaro de asegurar que ganaron las elecciones por la alta popularidad de que gozan. ¿Pero, en serio, se creen eso? ¿De qué elecciones hablan? Estas son un show manipulado desde el principio cuando suelen desaparecer, inhabilitar, encarcelar o matar a opositores que podrían representar un peligro a su permanencia en el poder. Si no actuaran así, serían eliminados ipso facto de la vida política de sus países por el repudio que se han ganado. (O)

Nelly Mercedes Lozada García, Guayaquil