Los estadios de Aucas y Emelec son los escenarios elegidos para un plan piloto que ejecutará el Comité de Operaciones de Emergencia (COE) nacional en un regreso paulatino de los aficionados a los estadios del país, para los torneos de la LigaPro.

Con los antecedentes de presencia de público para cotejos por eliminatorias y Copa Libertadores, el turno es para la Serie A de la LigaPro, que tendrá los juegos Aucas vs. Universidad Católica y Emelec vs. Orense como los primeros en tener aficionados luego de 18 meses de ausencia por la pandemia del COVID-19.

La disposición se emitió este jueves desde el COE, entidad que aprobó un aforo del 30 % para los estadios Gonzalo Pozo Ripalda y Banco Pacífico, con ingreso para 5.640 y 12.000 aficionados, respectivamente.

“Por unanimidad”, la plenaria del COE nacional aprobó los protocolos presentados por la LigaPro, indicó Juan Zapata, presidente del COE, quien detalló la realización de “dos partidos piloto: uno en Pichincha y un segundo (cotejo) en Guayas”.

Estos juegos servirán como termómetro para que, a semana seguida, el COE decida autorizar un mayor número de escenarios que cuenten con público, y hasta un incremento de aforos.

Se establecerá una comisión de seguimiento y fiscalización para levantar informes de estos dos partidos, y en base a ese detalle se aprobará el retorno de los hinchas para la fecha 11 a todos los estadios del país, con aforo igual o superior”, indicó Zapata.

El funcionario remarcó que para el ingreso de los aficionados a los estadios entrará en rigor el Registro Único de Aficionados (RUA), “que es un pasaporte digital que contempla la información personal de los hinchas, lo que permite determinar el lugar en el que se encuentran en el estadio; y dentro de lo tecnológico hacer un seguimiento de su salud, tener una ficha médica y ver potenciales riesgos de contagio, hacer un seguimiento, para lo que estarán unidos LigaPro y autoridades de Salud”, apuntó Zapata.

También entrará en vigencia el Código de Ética, que determinará “un estricto derecho de admisión para los aficionados”, quienes de no cumplir los protocolos “serán retirados del escenario y no podrán regresar a los estadios”. (D)