“Usted ha perdido su calidad de vocal del directorio de la Federación Ecuatoriana de Fútbol”. Ese fue el mensaje que la mesa principal del organismo rector del balompié nacional, a través de su secretaría, le dirigió a Jaime Estrada Medranda, quien pedía este octubre ser reincorporado a su cargo en la Ecuafútbol argumentando que la Conmebol le había levantado una suspensión que pesaba desde agosto de 2020. La FEF justificó su postura con la inasistencia del dirigente manabita a las sesiones del Comité Ejecutivo mientras cumplía la sanción.

El pasado 9 de octubre, Estrada salía al paso de la “amenaza”, según calificó el mantense, de Carlos Manzur, vicepresidente de la Ecuafútbol desde septiembre, de “desconocer” al manabita en su “condición de miembro del directorio de la FEF”, algo que –añadía– “no tiene justificación jurídica ni fáctica”. El expresidente del Manta FC recordaba el fallo del Comité de Apelaciones de la Confederación Sudamericana de Fútbol del 29 de septiembre de 2021 sobre la “injusta suspensión de dos años”. Agregaba que, “en consecuencia, automáticamente se restablecen mis funciones como directivo y como miembro del directorio de la FEF”.

No obstante, se difundió el lunes una carta suscrita por Nicolás Solines Moreno, secretario de la FEF, en la que se le argumenta reglamentariamente a Estrada que su pedido de reincorporarse al directorio de la Federación no sería posible.

“En realidad, la decisión de dicha Comisión (de Apelaciones de Conmebol) acepta parcialmente el recurso de apelación interpuesto por usted, ratificando que existió violación de normas reglamentarias, pero simplemente estableció una nueva sanción por las faltas cometidas”, señala el documento firmado por Solines, que no amplía sobre la “nueva sanción” que menciona.

Por otra parte, cita el artículo 5 del Reglamento del Comité Ejecutivo del Fútbol Profesional: “Si un vocal del Comité faltare, sin causa justificada, a seis sesiones consecutivas o a nueve alternadas en el año, perderá automáticamente su calidad en este Organismo y en el Directorio de la Federación Ecuatoriana de Fútbol. Igualmente perderá su calidad de vocal, si faltare, justificada o injustificadamente a doce sesiones en el año. Un vocal podrá solicitar licencia hasta por treinta días, por una sola vez al año, sin que ello se considere falta (...) (lo resaltado me pertenece)”.

Y continúa: “En consecuencia, el Comité Ejecutivo del Fútbol Profesional ya ha informado a este Directorio que usted no es parte de dicho órgano, toda vez que, hasta la presente fecha (no consta en la carta), no ha asistido a más de 12 sesiones del Comité Ejecutivo del Fútbol Profesional, por lo que, independientemente de si las faltas han sido justificadas o injustificadas, usted ha perdido de forma automática la calidad de vocal del Comité Ejecutivo del Fútbol Profesional. Por lo tanto, y en virtud de la misma norma, usted también ha perdido automáticamente su calidad vocal Directorio de la Federación Ecuatoriana de Fútbol, por lo que su afirmación no es correcta por ser contraria a lo prescrito en la normativa que rige a la Federación Ecuatoriana de Fútbol”.

Carta de Directorio de FEF a Jaime Estrada Medranda en octubre de 2021. Foto: Cortesía

La mesa principal de la FEF también le dice a Estrada que este “no se encuentra facultado” para solicitar que se convoque a una sesión extraordinaria del directorio.

Estrada Medranda fungía como vicepresidente de la Ecuafútbol desde enero de 2019. En abril de 2020, en medio de una polémica por la inconformidad del manabita y otros cinco directivos (Amílcar Mantilla, Carlos Galarza, Vicente Murillo, Alfonso Murillo y Édison Ugalde) debido a la gestión de Francisco Egas como presidente, la mayoría del directorio aprobó la remoción del dirigente capitalino como principal de la FEF y ubicó al mantense en ese cargo, decisión ratificada en mayo de ese último año en un congreso extraordinario del balompié ecuatoriano. La suspensión inicial de la Conmebol, tanto contra Estrada como sobre otros los otros cinco vocales, se conoció en agosto de 2020. (D)