Una forma de iniciar el día es un desayuno balanceado y completo. La famosa frase de que el desayuno es la comida más importante del día se le atribuye a Lenna Frances Cooper, una mujer que hizo grandes logros en nutrición, ya que fue la primera en proponer la formación de la American Dietetic Association, que cofundó en 1917.

El desayuno también puede incluir infusiones, que son capaces de aportar energía a lo largo del día.

Té verde

El té verde te proporciona la energía necesaria para cumplir con tu agenda diaria. Esta planta aporta una gran cantidad de antioxidantes y minerales.

Té negro

El té negro aporta vitalidad y energía; además, ayuda a la digestión y controla los niveles de colesterol en la sangre. Un buen té negro debe hacerse a 80 o 90 ºC. Si la temperatura es demasiado baja, es posible que no extraiga toda la gama de sabores.

Té chai

El té chai es un té verde o negro. Se prepara con especias como canela, clavo, jengibre, cardamomo, nuez moscada y vainilla, entre otras. Este té ayuda a la digestión, y además sirve como antiinflamatorio y antioxidante.

Té matcha

El té matcha reduce el colesterol y azúcar en la sangre, y no eleva los niveles de insulina ni la presión arterial.

Diente de león

Esta planta es ideal para mejorar el funcionamiento del hígado y los riñones, ya que una de sus propiedades más destacadas es su capacidad depurativa.