Han pasado cuatro meses desde que el reconocido cantante mexicano Vicente Fernández estuvo internado por un traumatismo raquimedular a nivel de la columna cervical, luego de sufrir una caída en su rancho Los Tres Potrillos.

Aunque hace dos semanas se reportó “una progresión lenta, pero sostenida a la mejoría” en su estado de salud, hace pocos días los familiares del artista comunicaron en sus redes sociales, como lo vienen haciendo desde el accidente, que don Chente tuvo que ser trasladado nuevamente a terapia intensiva con apoyo respiratorio, tras presentar una inflamación en sus vías respiratorias los primeros días de diciembre.

El artista de 81 años permanece recluido en una clínica particular de la ciudad de Guadalajara, donde reside con su esposa, Cuquita Abarca, quien no se ha separado de él en todo este tiempo. De hecho, al momento Fernández puede interactuar con ella y el resto de su familia, dado que se encuentra despierto y sin sedación.

Álex Fernández, nieto del intérprete de Mujeres divinas e hijo de Alejandro Fernández, visitó hace poco a su abuelo y confirma los datos que ha compartido el equipo médico en las redes sociales. El pariente aseguró que Fernández tiene cada vez más movimientos y ya se comunica moviendo su boca. (I)