Andrés de Inglaterra, conocido por ser el hijo favorito de la reina Isabel II y considerado por muchos un héroe en su país por ser piloto de la Armada, tiene un pasado polémico que ahora le pasa factura. Su amistad con el depredador sexual Jeffrey Epstein y las acusaciones de abuso sexual de menores le han costado sus títulos y deberes en la realeza.

El príncipe Andrés nació el 19 de febrero de 1960, tercer hijo de Isabel después de su hermano, el rey Carlos III y su hermana Ana. A sus 18 años se enlistó en la Marina Real británica y sirvió como piloto de helicópteros en la Guerra de las Malvinas, puesto que hizo que se ganara el corazón de los ciudadanos británicos.

El Príncipe Andrés de Inglaterra

Poco después empezó su reputación en los tabloides como “Randy Andy” (Andy Lujurioso), por sus noviazgos con actrices eróticas y modelos.

Publicidad

En 1986, Andrés contrajo matrimonio con Sarah Ferguson, obteniendo así el título de Duque y Duquesa de York, y fruto de esta relación nacieron sus dos hijas, las princesas Beatriz y Eugenia de York. Sin embargo, los problemas económicos y su vida social pronto comenzaron a empañar su vida familiar y se vio al príncipe refugiándose en sus amistades con personajes controversiales.

Su amistad con Jeffrey Epstein y Ghislaine Maxwell

Además de ser “Su Alteza Real”, Andrés tenía deberes como representante de comercio para Gran Bretaña, lo que hizo que se involucrara en los círculos sociales de los más ricos y poderosos. Así conoció al magnate, Jeffrey Epstein y su pareja, Ghislaine Maxwell.

En un viaje no oficial que hizo el Duque de York a la Gran Manzana, un periódico británico captó al miembro de la realeza caminando junto a Epstein, quien ya había sido condenado y puesto en libertad por solicitar servicios de prostitución de una menor. En 2011, el ‘News of the World’ lanzó las fotos acompañadas del titular: “El Príncipe Andy y el Pedófilo”, dando pie a una serie de acusaciones en contra de ambos.

NEWS SYNDICATION El príncipe Andrés fue visto caminando en el Central Park de Nueva York con Jeffrey Epstein

El caso de Virginia Guiffre

Virginia Guiffre, una de las acusadoras del príncipe Andrés, afirma que fue abusada por él en tres ocasiones, cuando ella aún era menor de edad. Según sus declaraciones, en el año 2000 Guiffre trabajaba como asistente de spa en el club Mar-a-Lago de Donald Trump cuando se le acercó Ghislaine Maxwell para preguntarle si le interesaba ser masajista de Jeffrey Epstein.

Publicidad

La joven tenía 17 años en ese entonces, y cuenta que se vio manipulada por Maxwell para acceder a trabajos sexuales, convirtiéndose en víctima de la trata de personas. Uno de los nombres que reveló Guiffre fue el del Duque de York, a quien acusó de tener relaciones sexuales con ella en la residencia de Maxwell de Londres en 2001, luego en Nueva York el mismo año y después de cumplir 18 en Little Saint James, la isla privada de Epstein.

Aunque el duque rechazó cualquier vínculo que lo relacione con Giuffre y negó incluso haberla conocido, una foto lo ubica junto a ella y Maxwell, con una mano alrededor de la cintura de la joven.

Andrés junto a Virginia Giuffre y Ghislaine Maxwell. Foto: Shutterstock

Virginia Giuffre demandó al príncipe bajo la Ley de Niños Víctimas de Abusos de Nueva York, pero en una entrevista en el programa Newsnight de la BBC él dio su versión de los hechos: “No sucedió. Desde luego puedo decirle categóricamente que eso nunca sucedió. No recuerdo haber visto nunca a esta mujer”.

“Hace veinte años, la riqueza, el poder, la posición y las conexiones del príncipe Andrés le permitieron abusar de una niña asustada y vulnerable sin que nadie estuviera allí para protegerla. Hace tiempo que ha llegado el momento de que rinda cuentas”, dice la demanda presentada por Giuffre.

Publicidad

La muerte de Epstein y la caída de Andrés

Al desmantelarse la red de trata de menores con fines sexuales que manejaban Epstein y Maxwell, el magnate fue encarcelado en una prisión de Nueva York. Sin embargo, el depredador fue encontrado muerto en su celda del Metropolitan Correctional Center el 10 de agosto de 2019, definiéndose la causa como un suicidio.

Tras su muerte, el príncipe Andrés declaró a la BBC: “Sigo lamentando inequívocamente mi imprudente asociación con Jeffrey Epstein. Su suicidio ha dejado muchas preguntas sin responder, sobre todo para sus víctimas, y simpatizo profundamente con todo aquel que haya sido afectado y que necesite pasar página”.

MARK HARRISON/BBC

“Solo puedo esperar que, con el tiempo, serán capaces de reconstruir sus vidas”, añadió en la entrevista que muchos analistas consideran que fue aún más incriminatoria.

Su equipo de abogados trató sin éxito de desestimar el caso, pero en febrero de este año el príncipe acordó pagar una suma no revelada para resolver el caso de Virginia Giuffre. Aún así, Andrés no ha podido deshacerse del título de “pedófilo” que pesa sobre él, aunque se haya mantenido alejado de la vida pública desde el escándalo.

Publicidad

A Andrés se le despojaron de sus títulos militares, de su tratamiento de “Alteza Real”, de su reconocimiento a la Libertad de la Ciudad de York y de sus organizaciones benéficas.

El futuro de Andrés

En uno de los actos funerarios de su madre, la reina Isabel II, que murió este 8 de septiembre, Andrés desfiló en Escocia junto a sus hermanos vestido de civil, ya que al ser desterrado de sus títulos reales no puede portar el uniforme militar.

Andrés podrá vestir el atuendo militar durante la celebración de la vigilia final en Westminster Hall (Londres), “como señal especial de respeto”, el próximo lunes 19 de septiembre.

La princesa Ana, el Vicealmirante Sir Tim Laurence y el príncipe Andrés, duque de York, siguen la procesión del ataúd de la difunta Reina Isabel II de Gran Bretaña desde el Palacio de Holyroodhouse a la Catedral de san Gil acompañado por miembros de la familia real en Edimburgo, Escocia, Gran Bretaña, el 12 de septiembre de 2022. Foto: -- TOLGA AKMEN

No obstante, el Duque de York aún cuenta con una responsabilidad que le prometió a su madre en vida: cuidar a los perros que él le regaló si ella moría. Los corgis de la reina, Muick y Sandy, fueron regalados por las princesas Beatrice y Eugenie y su padre en el 2021.

Según la prensa británica, la familia de Andrés, incluyendo a Fergie, se ha hecho cargo de pasear a los perros en los últimos meses y será la que continúe con su cuidado.

Por el lado de sus deberes con la realeza, es improbable que el príncipe Andrés llegue a ocupar el trono, al ser el octavo en la línea de sucesión. Su hermano mayor, el rey Carlos III, ascendió al puesto automáticamente tras la muerte de Isabel, pero a Carlos le sigue su hijo mayor, el príncipe Guillermo, y sus hijos: Jorge, Carlota y Luis. (E)