A casi dos meses de su nacimiento, la pequeña Lilibet Diana Mountbatten-Windsor ha sido incluida en la línea de sucesión de la familia real británica, justo después de su hermano Archie.

La hija menor del príncipe Enrique y Meghan Markle nació el pasado 4 de junio. De acuerdo a periodistas que cubren las incidencias y sucesos relacionados con la monarquía, la inclusión de Archie en la lista fue mucho más rápida.

La actualización del listado, que coloca a Lilibet en el octavo lugar en la fila para el trono, desplazó de esta manera a su tío abuelo el príncipe Andrés, quien es el tercer hijo de la reina Isabel II de Inglaterra.

“Tienes que preguntar qué les ha llevado tanto tiempo”, dijo en referencia al rema Chris Ship de ITV en el podcast Royal Rata. Continuó agregando: “Todo lo que tienen que hacer es presionar el botón de párrafo y poner un número diferente. Deben haberlo hecho antes. Lo hicieron por Archie “.

Archie, de dos años, hermano mayor de Lilibet, fue agregado debajo de su padre como el séptimo en la fila solo dos semanas después de su nacimiento en 2019.

La ubicación de Lilibet en el puesto siguiente a su hermano le permite ubicarse en el puesto que estaba siendo ocupado inicialmente por el príncipe Andrés antes de que se actualizara la lista oficial. Al momento la lista la encabeza el príncipe Carlos, luego su hijo mayor Guillermo, seguido a su vez por su hijo mayor Jorge. A continuación sus hermanos Carlota y Luis. De inmediato el príncipe Enrique, seguido por sus hijos Archie y Lilibet.

Si bien la elección del nombre de la pareja para su hija rindió homenaje a la reina Isabel II, su relación con el resto de la familia real sigue siendo incierta desde su renuncia a sus deberes reales en febrero. A diferencia de los tres hijos del príncipe Guillermo y Kate Middleton, los niños de Sussex no tienen títulos reales.

Enrique admitió recientemente que tener dos hijos pequeños es “definitivamente un malabarismo”, pero no tiene más que buenas palabras para referirse a ambos. (E)