El análisis de porciones censuradas de la correspondencia entre María Antonieta y un hombre de quien se ha presumido fue su amante pudo revelar una parte de sus secretos, según un estudio publicado en una revista científica estadounidense.

Las cartas de la reina francesa fueron escritas durante la agitación revolucionaria de principios de los 1790, poco más de un año antes de que fuera ejecutada en la guillotina en la cima del fervor republicano en París.

La familia real era custodiada en el Palacio de las Tullerías luego de un intento fallido de escapar de Francia pero la esposa de Luis XVI pudo sacar de contrabando cartas a su amigo Axel von Fersen, un conde sueco.

Fersen, un fiel aliado de la reina francesa que había ayudado a organizar la frustrada fuga, retuvo copias de la correspondencia pero algunas porciones del texto estaban tachadas, y su contenido había sido un misterio hasta ahora.

Publicidad

“Fueran secretos de estado, planes de escape o evidencia de un amorío real, este contenido presumiblemente sensible ha desconcertado a los historiadores por casi 150 años”, indicó un informe sobre el proyecto publicado en la revista estadounidense Science Advances.

Los tres investigadores franceses usaron un método novedoso de imágenes de rayos X que pudo diferenciar entre los distintos tipos de tintas usadas en el texto original y en las tachaduras.

En total, pudieron revelar pasajes escondidos en ocho de las 15 cartas estudiadas, y llegaron a la conclusión que el censor era el propio Fersen.

“Decidió retener las cartas en vez de destruirlas pero tachó algunas secciones, lo que indica que quería proteger el honor de la reina (o quizás sus propios intereses)”, indicó el estudio.

El proyecto salió a la luz el año pasado cuando los Archivos nacionales franceses anunciaron que las porciones ocultas mostraban a la pareja expresándose “usando la terminología del amor”

Pero aunque las cartas estaban escritas en un lenguaje íntimo, los investigadores dijeron que no pudieron determinar si los trozos descubiertos sustentaban los viejos rumores de un romance entre María Antonieta y el noble sueco.

“Leer más allá de la censura no hace posible saber la verdad sobre la naturaleza de sus sentimientos ya que la interpretación de los textos siempre es cuestionable”, subrayó el estudio.

“Sin embargo, la elección de vocabulario (amado, tierno amigo, adorar, locamente) da cuenta de una relación particular entre (María Antonieta) y Fersen incluso si hay influencia del tormento revolucionario, que favorece cierta intensidad emocional”, agregaron los autores. (I)