Alberto II de Mónaco es el actual príncipe soberano de Mónaco, luego de suceder a su padre Raniero III de Mónaco, desde 2005.

El príncipe Alberto, de 63 años, está casado con la princesa Charlenne, de 43, con quien se casó en el año 2000 y con quien tiene dos hijos, los mellizos Gabriella y Jacques, de seis años.

No obstante, los pequeños de su matrimonio no son sus únicos hijos. En relaciones anteriores tuvo dos más: Jazmine Grace Grimaldi, de 29 años, y Alexandre Grimaldi-Coste, de 17.

En el 2005, poco antes de ser coronado como nuevo gobernante de Mónaco, el príncipe Alberto se vio obligado a admitir que había engendrado un hijo ilegítimo, Alexandre, con Nicole Coste, una asistente de vuelo a quien había conocido en un avión de Air France, según una publicación de Page Six.

Publicidad

Mientras esto sucedía, Tamara Rotolo, una exmesera de California que conoció al príncipe en unas vacaciones en la Riviera, luchaba para demostrar que Alberto era el padre de su hija, Jazmin Grace, nacida en 1992. Después de una prueba de ADN, el príncipe reconoció a Jazmin como su hija en el 2006.

Alberto II y Charlene de Mónaco, un matrimonio de 10 años a prueba de rumores

Pese a que ambos han sido reconocidos por su padre y llevan el apellido Grimaldi, no se encuentran en la línea de sucesión al trono de Mónaco, esto debido a lo señalado en el artículo 10 de la Constitución del principado: “Solo los descendientes directos y legítimos del monarca de Mónaco o los hermanos del monarca y sus descendientes pueden heredar el trono”.

Por ello, está previsto que el príncipe Jacques sea el futuro monarca, sin embargo, el soberano de Mónaco ha manifestado que por ahora buscan que los mellizos disfruten de la infancia y la vivan de una manera lo más normal posible, se señala en un artículo de Hola.

Sting fue honrado por el príncipe Alberto de Mónaco en una gala junto a Johnny Depp, Sienna Miller y Kate Beckinsale

“Básicamente se trata de explicarles en los términos más básicos cómo funciona”, explicó el príncipe Alberto refiriéndose al deber real como progenitor de un príncipe y ha aclarado que no quiere atosigar a los pequeños en explicarles paso a paso lo que se espera de ellos en un futuro.

En una entrevista que brindó este año para la revista People, el príncipe de Mónaco manifestó que, a pesar de lo similares que son físicamente, sus pequeños son muy distintos y que ambos tienen una personalidad muy marcada y singular.

Alberto II de Mónaco reduce el presupuesto de la casa real para hacer frente a la crisis económica provocada por el coronavirus

“En términos generales, Jacques es un poco más tímido y más tranquilo pero también tiene pensamientos muy divertidos”, aseguró el orgulloso padre. “Es un gran observador y le encanta analizar la situación antes de tomar una decisión”, afirmó. Por el contrario, Gabriella es “más extrovertida y tiene el don de la palabra”, resaltó Alberto. (E)