La cantante guayaquileña Patricia González recibió este 30 de julio un homenaje artístico musical por sus 50 años de vida artística, de parte de la Empresa Pública Municipal de Turismo, Promoción Cívica y Relaciones Internacionales de Guayaquil, presidida por Gloria Gallardo Zavala.

El lugar fue el Palacio de Cristal, en un evento sin público, transmitido en vivo. Se inició con un video con saludos de artistas amigos de González, entre ellos, Carlos Vives, Albita Rodríguez y Zenet.

Después de un breve discurso de saludo, González empezó con el bolero Soy lo prohibido, y continuó con Qué memoria tienes, En un rincón del alma, Tan poquita fe y uno de sus temas favoritos, Si Dios me quita la vida.

Me siento afortunada de haber vivido en el Guayaquil de otrora”, dijo, recordando la espontaneidad de sus inicios como artista. “Tiene una gente maravillosa, somos buenos, hospitalarios, gente generosa, acogemos a todas las personas que llegan”. Entre sus acompañantes estaban su hermano, primos, sobrinos y sobrinos nietos, así como amigos y compañeros artistas invitados al tributo musical, como Beatriz Gil.

Publicidad

González continuó con Amor pirata, Corazón salvaje, mientras que en la página de Facebook Guayaquil es mi Destino cientos de seguidores de la transmisión en vivo dejaban sus impresiones, entre ellas:

  • “Qué recorrido por los 50 años de #LAVOZ”, comentó María Laura González Saavedra.
  • “Gracias, gracias, gracias por regalarnos el gozo de disfrutar su talento”, escribió Zulay Ordóñez.
  • “Muy agradecida por compartir este homenaje muy merecido a nuestra Reina del Bolero, Patricia González”, dijo Juana Moya.
  • “Ya era hora de que le hagan este merecido homenaje. Felicitaciones, mi querida amiga”, escribió Antonieta Patiño.

Después de esto, González invitó al escenario a la cantante Luz Pinos. A dúo cantaron Rondando tu esquina.

La banda que acompañó a la cantante incluyó, entre otros, a Marcel Ferrer (guitarra), Glen Falcones (bajo), Jorge Vega (percusión), Roberto Bosch (saxofón) y Alejandro Cañote (guitarra y dirección musical).

Una vez más sola, eligió El diablo y yo y Cuidado. No olvidó hacer una pausa para recordar a su amigo Armando Manzanero, quien al escucharla por primera vez le dijo: “Señorita, qué hermosa voz tiene usted”, le dedicó una canción y se hicieron amigos. “Desde ahí, cada vez que él venía a Guayaquil, cantaba con él. Mi hermano Manzano, mi voz para ti, hasta el cielo”, prometió, y le dedicó a su vez Voy a apagar la luz y Somos novios.

Acto seguido arrancó con el tema Dicen, y al poco tiempo se le unió Pamela Cortés. “Quiero agradecerle enormemente por haberme presentado a mi nuevo novio, el prompter”, bromeó González.

El siguiente tema fue Te propongo, preferido de uno de sus sobrinos, más Devuélveme el corazón. González invitó al público a cantar el pasillo El aguacate, rememorando que alguna vez la acompañó Alberto Plaza.

Otra de sus memorias es la de Chabuca Granda, con quien compartió en Lima y en Guayaquil. “Yo creo que esta mujer amó mucho este país (Ecuador). En una de sus visitas escribió Guayaquil, puerto abrigado. No conozco ninguna canción que describa a nuestro Guayaquil como lo hizo Isabel. Se quedó fascinada con esta ciudad, con la gente nuestra”. Y a continuación lo cantó junto con Daniel Betancourth.

González quiso compartir, para despedirse, otro de los éxitos de su carrera, La torre, antes de agradecer a los músicos invitados y a los organizadores del evento. (E)