Opinión de Néstor Ruiz, Ingeniero en Sistemas

Como fan lo que más me gustó de La casa de papel fueron los giros de la trama, en un momento los personajes están atrapados, y en otro momento de la historia se liberan. Lo que espero de esta última entrega es ver si la inspectora se pasa al lado de los malos, si Helsinski se salva, y por supuesto ver cómo termina la serie.

El final definitivo de ‘La casa de papel’ abre la puerta a producciones derivadas

Me encanta La casa de papel, pero debo confesar que al inicio la serie no me gustaba, por el acento español, como latino estoy acostumbrado al doblaje nuestro no al de España. Pero luego me enganchó, me impactó como los elementos de la trama se van uniendo de forma metódica para darle fuerza a este grupo de ladrones que al principio trataban de ser como una especie de Robin Hood. Cuando terminó la primera temporada resulta que era todo lo contrario.

Casi el 80% de los seguidores de la serie dirán que su personaje favorito es el Profesor, es que él se lleva los aplausos como el hombre-orquesta del atraco. Yo diría que en segundo lugar otro personaje importante ha sido Tokyo.

Lo que me deja La casa de papel es que también podemos analizarla bajo un punto de vista moral. Pareciera que el mal siempre puede triunfar, cuando no es así. Si vemos de dónde vino cada personaje, por ejemplo Tokyo, ella murió por salvar a los demás y viene de una tragedia que marcó su vida desde antes del robo. Con esta historia nos están diciendo que ha luchado por salir adelante con su novio, robando en varios lugares, por eso cuando él muere antes que ella, se mantuvo en ese círculo vicioso para llenar su vacío. El que a hierro mata, a hierro muere.