09:00 Dulcería La Palma

Además del tradicional desayuno que ofrece desde 1908, Dulcería La Palma tiene alternativas típicas y light. Foto: Cortesía

Los guayaquileños desayunan en Dulcería La Palma desde 1908, cuando el pastelero catalán Martín Costa Carbonell llegó a Ecuador para hacer su sueño realidad: preparar las mejores recetas de dulces españoles. Así comenzó a deleitar a todos quienes pasaban por las calles Luque y Pichincha.

Ya con local propio atendía desde temprano a familias que iban a desayunar café con leche, huevos a la copa y cachitos. En 1950, un incendio quemó el local y Ramón Costa Colominas (sobrino de Martín) abrió Dulcería La Palma en Escobedo entre Luque y Vélez, donde hasta el día de hoy atienden de lunes a domingo.

Diez platos típicos de Guayaquil para disfrutar en las fiestas julianas

Publicidad

El segundo local abrió en Urdesa (Víctor Emilio Estrada 404 y Dátiles) y el tercero en la Alborada (av. Agustín Freire-frente a Supermaxi). Este año inauguró su Heladería (exprés) en Boyacá 1307 entre Luque y Vélez.

Actualmente, el centenario local es propiedad de la tercera generación de la familia Costa y está administrado por la cuarta descendencia. Desde hace un tiempo cuenta con una fábrica, tienda online, servicio a domicilio y redes sociales. Aparte de sus tradicionales desayunos y dulces, ofrece tigrillo, humitas, tortillas de verde y opciones light.

11:00 La Chanchada

La Chanchada ofrece una variedad de platos a base de cerdo, entre ellos el clásico sánduche de chancho. Foto: Cortesía

El sánduche de chancho es un clásico de la cocina guayaquileña y en el Mercado del Río (Malecón Simón Bolívar) se lo puede degustar en La Chanchada. El local empezó a funcionar a inicios del 2020 y su nombre se debe a la especialidad de la casa: el chancho. Ofrece una combinación de sabores en platos icónicos como fritada, llapingacho, hornado mixto, sánduches de chancho, entre otros.

Platos tradicionales y recetas familiares para rendir tributo a las raíces, la nueva propuesta del restaurante El Mangle, del hotel Radisson

Publicidad

El especial de la casa es La Chanchada, que contiene tortillas de papa, huevo frito, longaniza, mote sucio, mote pillo, chicharrón, fritada, hornado, cuero crocante, papas salteadas, maduro frito, choclo desgranado sucio, salsa de maní, aguacate, encurtido de cebolla y ensalada criolla. Atiende de lunes a domingos, desde las 11:00.

13:00 UniCafé

Arroz marinero es uno de los platos del festival gastronómico Guayaquil de mis sabores, del Unipark Hotel, que este 2022 cumple 25 de ofrecer lo mejor de la cocina local. Foto: Cortesía

Guayaquil de mis sabores es el festival gastronómico que cumple 25 años de ofrecer una variedad de platos típicos, como hayacas, humitas, bolones, ceviches, sopas, bandera, guatita, churrasco, arroz marinero, cangrejos, seco de gallina, higos, arroz con leche, torta de maracuyá y más. Está disponible de lunes a domingo, de 07:00 a 22:30, hasta el 31 de julio en el UniCafé, del Unipark Hotel, que este 2022 celebra sus cuatro décadas de atender a turistas nacionales y extranjeros en el centro de la ciudad.

“El festival celebra a la ciudad enalteciendo sus costumbres y sabores de la mano de los platos típicos que representan a los guayaquileños, por eso hemos preparado una amplia propuesta gastronómica que los comensales podrán disfrutar durante todo el mes de julio”, dice César Maldonado, chef ejecutivo del emblemático hotel ubicado en Clemente Ballén 406 y Chile, frente al parque Seminario y diagonal a La Catedral.

Durante las mañanas hay desayuno bufé y en las tardes almuerzo bufé, con las típicas delicias guayaquileñas, que también están disponibles a la carta hasta las 22:30. Para disfrutar de las tardes guayaquileñas está la carreta La Fundadora, con chocolate caliente, aplanchado, morocho, higos con queso, quesadillas y pan dulce.

Publicidad

15:00 Chocolatería San Fernando

En Chocolatería San Fernando, se puede observar el proceso desde la pepa de cacao hasta el producto final. Foto: Cortesía

Con el concepto Bean to bar (del grano a la barra) abrió sus puertas, en julio del 2021, la Chocolatería San Fernando, ubicada en las calles Panamá e Imbabura, junto al Museo del Cacao.

De martes a domingo y feriados, de 10:00 a 17:00, se realizan tours (sin costo) dentro de la tienda, para observar el proceso desde la pepa de cacao hasta el producto final, que es el bombón o tableta, además para encontrar diferentes tipos de porcentajes en el momento.

Esta iniciativa es del empresario chocolatero franco-suizo Jean Paul Burrus, quien en el 2014 visitó Ecuador y adquirió nuevas plantaciones de cacao (600 hectáreas) para abastecer sus fábricas. El producto ecuatoriano se exporta a Francia y es materia prima de chocolaterías europeas, entre ellas Yves Thuries.

Los clientes pueden adquirir helados y chocolate artesanales, además derivados del cacao: vino, cerveza, nibs y pasta.

Publicidad

18:00 Le Huec

En el restaurante Le Huec la entrada más pedida es la bárbara de maduro, una croqueta de maduro con sal prieta, salsa de jugo de seco, rellena de cerdo y con mousse de aguacate. Foto: Cortesía

“Donde lo típico se hace épico” es la frase del restaurante, ubicado en el local 3 de La Piazza Samborondón, que hoy atiende de 09:00 a 20:00. Es un lugar donde los sabores tradicionales estarán presentes en cada bocado, pero sorprenderán con las diferentes texturas nuevas que se han trabajado en cada uno de sus creaciones.

El encargado del menú es el chef Rafael Hernández, quien menciona al chicharrón celestial como uno de los platos favoritos de los clientes: “Tiene como protagonista un chicharrón elaborado con panceta, tortillas de maíz, salsa de canelazo y otros componentes”.

La bárbara de maduro en la entrada más pedida; se trata de una croqueta de maduro con sal prieta, salsa de jugo de seco, rellena de cerdo y con mousse de aguacate. Otra sensación es el meloso del manglar: un arroz caldoso servido en cazuela de barro a alta temperatura, con crujientes calamares rebozados en tempura de tinta de calamar. El plato de la casa es el robalo en salsa de calamares al ajillo, servido con puré de maduro y salsa de encocado.