Las hormigas domésticas son en general inofensivas, pero pueden volverse molestosas cuando su número aumenta de forma notoria. Existen unas 13.000 especies de hormigas en el mundo, la diferencia de tamaño va de las que miden un milímetro a las de 30; el único continente al que no han llegado es a la Antártida.

En casa, algunas personas optan por insecticidas para eliminarlas, pero existen formas naturales de ahuyentarlas, así se evita la exposición a químicos que pueden ser perjudiciales tanto para el ser humano como para las mascotas.

  • Vinagre. Un elemento que se puede conseguir en la tienda y que es usado por muchos para preparar sus alimentos. Las hormigas no lo soportan. Mezcle un poco con agua y rocíe su piso, puede usar un atomizador para mayor comodidad.
  • Canela. Puede espolvorear esta especia por los lugares donde pasen las hormigas. Lo recomendable es hacerlo constantemente, de otra forma no funcionará.
  • Limón. El ácido cítrico que contiene esta fruta perturba su sentido de orientación. Lo ideal será usar un atomizador y rociar el jugo de limón por donde pasen los insectos.
  • Aceites esenciales. Específicamente el de menta ahuyentará exitosamente a las hormigas; el penetrante olor de esta planta impide que puedan comunicarse bien.
  • Azúcar con bicarbonato de sodio. Las hormigas se sentirán atraídas por el azúcar, pero el bicarbonato en nocivo para ellas. Puede mezclar estos productos solos o agregue agua para obtener una pasta. Coloque en los sitios donde circulan.
  • Café. Coloque granos de café en las grietas donde están las hormigas; el olor es muy agradable para los seres humanos, pero las hormigas no lo soportan. Huirán al percibirlo.
  • Lavanda. No es solo efectiva para las hormigas, las moscas tampoco soportan el olor de esta planta. Puede preparar una infusión de lavanda y esparcirla con atomizador en el área afectada. También puede usar aceite esencial.
  • Naranja. El fuerte olor de esta fruta es insoportable para las hormigas. Puede esparcir las cáscaras en los sitios por donde circulan o congregan estos insectos.
  • Ajo. Licue dos cabezas de ajo con agua, rocíe en las áreas invadidas por las hormigas. Puede agregar clavo de olor para volver más fuerte el olor intolerable por estos insectos.
  • Talco o tiza: Repelentes naturales de hormigas. Espárzalos en los puntos de la casa por donde ingresan. (I)