Temido en algunas ocasiones, el colesterol es una sustancia similar a la grasa que es fundamental en el ser humano cuya función es la de formar membranas de las células así como sirve de materia prima para la formación de hormonas, así como la absorción de calcio y ácidos biliares.

Esta sustancia se encuentra en diversos órganos, de los cuales el hígado es el que tiene la capacidad de sintetizarlo. Sin embargo, no todo el colesterol es bueno.

El denominado colesterol malo (LDL) se instala en las paredes de venas y arterias lo que aumenta el riesgo de sufrir accidentes cerebrovasculares y cardiopatías. Mientras que el colesterol bueno (HDL) puede recoger este y así evitar su acumulación.

Se requiere la asistencia de un profesional que guíe la correcta alimentación que debemos tener y las actividades a realizar para mantener un estilo de vida saludable.

Publicidad

Para medir los niveles de colesterol en la sangre se requiere de un examen de sangre que se necesita realizar en ayunas. El portal Medline Plus especifica que este le brindará información sobre la cantidad de colesterol total, de LDL, HDL, no-HDL y triglicéridos. Este será medido por miligramos por decilitro (mg/dl) y se clasifican de acuerdo a su presencia:

Colesterol

Normal: menos de 200 mg/dl y se considera con bajo riesgo de sufrir cardiopatías.

Normal-alto: entre 200 y 240 mg/dl y se denomina como hipercolesterolemia.

Alto: por encima de 240 mg/dl se considera colesterol alto.

Colesterol LDL

Óptimo: menos de 70 mg/dl

Normal: menos de 100 mg/dl

Publicidad

Normal-alto: de 100 a 160 mg/dl

Alto: por encima de 160 mg/dl

Colesterol HDL

Bajo: Menos de 40 mg/dl en hombres y menos de 50 mg/dl en mujeres

Alto: Más de 60 mg/dl reduce la posibilidad de sufrir una cardiopatía.

Se recomienda realizarse esta prueba en adultos jóvenes cada cinco años y la periodicidad aumenta a partir de los 45 años. Recuerde que la interpretación de resultados médicos debe ser realizada por un especialista. (I)