Son muchas las dudas que vienen a nuestra mente cuando decidimos comprar un nuevo colchón, ¿qué características debe tener? ¿hay diferentes colchones para diferentes edades? ¿cuál se adapta mejor a mis gustos y necesidades?

Dormir sobre el colchón adecuado es importante para contar con un buen descanso y por ende, buena salud. Dormir bien aporta al sistema inmunitario, al sistema nervioso, mejora la circulación sanguínea, colabora con el aparato locomotor, entre otros, según el blog del descanso.

Además, hay que recordar que por más suave que sea un colchón, no dura para siempre. Su tiempo promedio de uso debe ser máximo de 8 a 10 años. Luego, es preciso cambiarlo.

Por ejemplo, si por las mañanas sientes algún dolor muscular o notas los músculos tensos, quizás es señal de que debes revisar la forma en que estás descansando y sobre qué tipo de producto lo estás haciendo.

Ya que, como se conoce mundanamente, lo importante no es dormir de más, sino dormir profundamente, de forma que consigas un sueño reparador, que respete las 7 u 8 horas mínimas que recomiendan los especialistas. No debe ser un sueño con interrupciones que produzca malas noches y por ende, al día siguiente, no estés renovado del todo para afrontar un nuevo día.

Elementos de un colchón adecuado

Foto: Unsplash
  • No debe ser ni muy duro ni muy blando.
  • Firme, para que sostenga nuestro cuerpo bien, pero sin llegar a ser incómodo.
  • Homogéneo. No debe tener hundimientos ni huecos.
  • Adaptable a nuestro cuerpo y debe respetar la curvatura natural de la columna.

El traumatólogo Carlos Chiriboga recomienda un colchón ortopédico con un grosor mínimo de 15 cm a 20 cm. “Si tiene menos altura se van a producir unas depresiones en el colchón y eso va a alterar el alineamiento de la columna”, indica.

¿Cómo elegir el colchón perfecto?

Foto: Unsplash

Antes, debes hacerte unas cuantas preguntas, y en las respuestas, podrás encontrar las opciones o recomendaciones específicas.

  • ¿Sueles dormir solo o acompañado? Esto debido a que hay colchones que permiten mayor independencia a la hora de realizar movimientos.
  • ¿Cuánto mides? Los pies nunca deben quedar por fuera del colchón.
  • ¿Cuánto pesas? Si tienes un peso elevado tu colchón debe ser firme. Las personas más delgadas deben usar colchones con mayor flexibilidad para repartir mejor el peso.
  • ¿El colchón es para tu residencia habitual, para una habitación de invitados o para una segunda residencia? Obviamente no tendrá que tener la misma calidad un colchón si lo vas a usar todos los días o solo esporádicamente.
  • ¿Cómo duermes? Si duermes en postura soldado o estrella de mar, es mejor un colchón un poco más duro. En cambio, si duermes con una postura fetal, de tronco o de orador es mejor que tu colchón tenga un poco menos de firmeza para que sea mejor para el hombro.
  • ¿Cómo es el clima de tu ciudad y tu temperatura corporal? Los colchones de muelles son recomendables para lugares cálidos o para personas calurosas y los colchones de látex o viscoelásticos son mejores para lugares fríos o personas friolentas.
  • ¿Cuánto quieres gastar? Los precios varían mucho dependiendo de las características de los colchones.

Mantenimiento

  • Cuando cambie de sábanas una vez a la semana, sacuda bien su colchón por ambos lados. Deje que se airee media hora; si es posible póngalo cerca de una ventana abierta o sáquelo al patio o balcón.
  • Es una sana costumbre aspirar el colchón una vez al mes por ambos lados. De esta manera sacará el polvo y los ácaros que son causantes de las alergias.
  • Si tiene manchas o malos olores puede usar una mezcla de una taza de vinagre con una cucharada de agua oxigenada. Con un cepillo frote por todo el colchón, sin empaparlo.
  • Otra manera de limpiar su colchón es espolvorear bicarbonato en toda la superficie, coloque la sábana y tienda su cama. Al siguiente día pase la aspiradora para retirar todo el producto. Esto lo dejará como nuevo.
  • Cada tres meses rote su colchón 180 grados y a los seis meses voltéelo totalmente. Esto hará que se desgaste de manera uniforme por ambos lados. (F)