Aunque para muchos puede parecer algo desagradable, orinar mientras se está en la ducha es una práctica popular entre muchas personas, principalmente porque puede generar beneficios, sin ningún efecto secundario negativo, según el sitio web elDiario.es.

En la publicación se indica que no existen contraindicaciones a esto debido a que la orina es sobre todo agua (el 95 %) y las sustancias tóxicas que se eliminan con ella se pierden por la rejilla de la ducha con la misma facilidad que en el inodoro.

Entre las ventajas que el artículo menciona se encuentran las siguientes:

Contribuye a la conservación del agua

Se considera uno de los beneficios principales de esto, debido a que incluso los inodoros más eficientes requieren descargar como mínimo tres litros de agua para hacer correr la orina. Se debe tener en cuenta que, suponiendo que orinamos a diario cinco veces (que por lo general son más) cada persona, la cantidad de agua que se descarga a diario es enorme, afirma el artículo. Si al menos una de esas micciones se realiza en la ducha, se podrían ahorrar millones de litros de agua a diario.

Publicidad

Cómo aliviar las ganas permanentes de orinar

En el Reino Unido, dos estudiantes de la Universidad de East Anglia impulsaron en el 2014 una iniciativa llamada Go with the flow (“Sigue la corriente”), que pedía que todos los alumnos de esa institución orinaran al ducharse por la mañana y no en el inodoro.

Los creadores de la propuesta, Chris Dobson y Debs Torr, calcularon doce litros por cada descarga de cisterna. En función de esa cifra, el hecho de que los 15.000 alumnos de esa universidad orinaran en la ducha permitiría ahorrar cada año una cantidad de agua equivalente a la capacidad de 26 piscinas olímpicas.

Otro factor por destacar es que al ahorrar en agua también estamos ahorrando dinero.

Se ahorra en papel

Al orinar en la ducha, no requerimos de papel higiénico para limpiarse luego, por lo que también se disminuye el uso de este insumo. Aunque podríamos considerar mínima esta ventaja, en realidad sí es un gran aporte, sobre todo porque al año se utilizan toneladas de papel higiénico y sanitario, y más del tipo premium, que requiere del uso de madre virgen, lo que amenaza los bosques y su biodiversidad, según la publicación.

Previene infecciones

Aunque podría parecer poco higiénico, elDiario.es indica que en realidad es todo lo contrario, debido a que el lavado de los genitales se da de inmediato. Se menciona además que incluso podría ser aún más beneficioso para las mujeres, porque al limpiarse con papel podría haber alguna posibilidad de contaminar la uretra con alguna bacteria proveniente del ano o sus adyacencias y provocar uretritis.

Señales que nos da el olor de la orina de nuestra salud

Hay quienes consideran que es menos saludable para las mujeres orinar de pie porque expelen una menor cantidad de líquido, lo cierto es que un estudio de científicos taiwaneses, publicado en 2010, señaló que no existe una diferencia significativa. La investigación apuntaba a confirmar si, para las mujeres, orinar de pie en los baños públicos -con ayuda de unos dispositivos diseñados de manera específica para tal fin- era una posibilidad saludable. En las conclusiones se indica que sí lo es.

Otras ventajas

Entre otras ventajas que menciona la publicación está el que, si se está en la ducha, la persona no deberá contener sus ganas de orinar, que suelen aparecer estimuladas por el ruido y el contacto con el agua.

¿Qué dice el color de la orina de tu estado de salud?

Y por último, se afirma que orinar en la ducha ayudaría a ensuciar menos el inodoro que, aunque parezca que no hace mucha diferencia, sí podría reducir la frecuencia con la que se lo limpia y se usan una serie de detergentes poco amigables con el ambiente. (I)