El síndrome del colon irritable que afecta al intestino grueso se manifiesta mediante síntomas como dolor abdominal, diarrea o estreñimiento, hinchazón, gases y malestar. Las causas de este trastorno no han sido descubiertas aún por los médicos, y debido a su similitud con otras enfermedades, es complicado llegar a un diagnóstico.

Sufrir de colon irritable puede ser asociado a episodios de estrés, depresión o ansiedad, y no todas las personas que padecen el síndrome de colon irritable dan muestras de los síntomas, por lo que no reciben un tratamiento adecuado.

No hay una prueba concreta para diagnosticar el síndrome del colon irritable, por lo que normalmente se detecta por sus síntomas.

Sin embargo, es importante estar atentos de las posibles señales de esta enfermedad. El portal Redacción Médica explica que el factor clave para saber si se tiene un colon irritable es el dolor abdominal en la zona inferior, en el vientre. La intensidad del dolor puede variar, pero si es recurrente viene acompañado de cambios en la consistencia o frecuencia de las deposiciones es una señal de que es hora de ir al médico.

Mayo Clinic enlista entre los síntomas más graves:

  • Pérdida de peso
  • Anemia
  • Sangrado rectal
  • Vómitos
  • Dolor persistente

Aunque el síndrome del colon irritable no tiene cura, hay tratamientos que pueden ayudar a que las molestias de la enfermedad sean más llevaderas, y consisten en cambiar el estilo de vida de la persona. Una dieta adecuada y ejercicio regular son lo indicado para sobrellevar este síndrome. (F)