¿Es necesario beber ocho vasos de agua al día? Es una pregunta que quizás te hagas, luego de escuchar reiteradas veces que es la cantidad idónea para lograr una salud plena. La respuesta a esta interrogante ha cambiado, ya es no.

Sin embargo, los expertos dicen que lo que sí se debe vigilar es la hidratación, especialmente en los momentos de mucho calor o si está bajo el sol. Y con respecto a la figura de los ocho vasos, explican que es un mito, que no saben de dónde proviene esta creencia ni en qué estudios está basada, más bien consideran que es algo que se ha difundido sin que nadie compruebe su efectividad.

Mitos sobre los beneficios que puede acarrear el consumo del agua hay muchos, como que tomar ocho vasos de agua al día es prácticamente una ley, que se debe tomar agua aunque no se tenga sed o también que el beber agua con limón desintoxica nuestro organismo. Pero no todo es así o no ha sido comprobado.

El ser humano debe tomar agua cuando tenga sed, recomiendan especialistas.

Según recoge el portal Mujer Hoy, el organismo sabe exactamente cómo desintoxicarse sin mezclas raras, incluso se cree que quienes son propensos a retener líquidos no deberían beber mucha agua. En fin, el agua y la hidratación están llenos de mitos y falsas creencias que ya hay que empezar a desterrar.

Publicidad

¿Es realmente recomendable tomar 8 vasos de agua al día?

Lo cierto es que beber agua es la mejor manera de hidratarse y conlleva muchos beneficios para la salud. Algunos de ellos probablemente sean muy conocidos, pero seguramente hay otros dentro de este listado que pueden ser inesperados. Esto es todo lo que la ciencia dice sobre los beneficios de beber agua:

1. Prevenir dolor muscular

Beber agua antes de los entrenamientos ayuda a prevenir las agujetas (o dolor muscular) y mejorar el rendimiento.

Hidratarse antes de iniciar una rutina de ejercicios tiene el mismo nivel de importancia que hidratarse durante ella. Hay que recordar siempre que los músculos son un 80% agua, y es justamente eso lo que necesitan para superar cualquier tipo de esfuerzo al que se sometan dentro de un entrenamiento. Un estudio de la Universidad de Carolina del Norte concluyó que el no tomar suficientes cantidades de agua antes de hacer cualquier deporte hará que la rutina parezca mucho más compleja, tanto física como mentalmente.

2. Cuida tu cerebro

El cerebro, la primera víctima de deshidratación.

Una correcta hidratación es fundamental para mantenerse saludable.

Si tienes problemas cuando estudias o trabajas y no terminas de aclararte, bebe un vaso de agua. El cerebro es muy sensible a la deshidratación, aunque esta sea mínima. The Journal of Nutrition presentó un estudio realizado a mujeres en el que se comprobó que una leve deshidratación de 1,4 referente a la pérdida de líquidos puede conllevar una bajada del estado de ánimo, y puede mermar la capacidad en la memoria y concentración; incluso, puede acarrear dolores de cabeza.

Los síntomas y signos de deshidratación son:

  • Sed.
  • Cansancio.
  • Palpitaciones debido a un aumento de la frecuencia cardíaca.
  • Color amarillo en la orina.
  • Aumento de la temperatura corporal como consecuencia de la reducción del flujo de sangre hacia la piel y la sudoración, que pone en peligro la termorregulación.

3. Evitar el estreñimiento

No solo la fibra tiene grandes beneficios para el intestino, nuestro organismo también necesita una gran cantidad de agua. Según un estudio alemán, beber agua, especialmente si es mineral y rica en magnesio, puede ser uno de los mayores aliados para las personas que presentan problemas para ir al baño las veces que se necesitan.

Los rastros de sangre en las heces podrían estar ocultos; hay exámenes para detectarlos. Foto: Shutterstock

4. Puedes adelgazar

Sí, sí es posible adelgazar con la ayuda del agua, especialmente si se hace de la forma adecuada y en las cantidades pertinentes.

Granola, barritas y más alimentos que comes diariamente y no te ayudan a conseguir tu abdomen plano soñado. (Imagen de Tumisu en Pixabay)

Un estudio realizado con mujeres jóvenes que presentaban sobrepeso concluyó que las que bebieron 500 ml extras de agua tres veces al día antes de las comidas por un periodo de ocho semanas lograron perder más peso y grasa que las mujeres que no lo hicieron. Pero ¿cuál es la mejor forma de alcanzar estos resultados? La mejor estrategia es beber esa cantidad de agua cada media hora antes de las comidas principales que tengamos durante el día. Te dará sensación de llenura y a la vez te hidratará. (I)