Existen muchas causales por las que una persona no logra encontrar un empleo y no todas están ligadas a falta de títulos profesionales, sino que la edad, el sexo y la falta de experiencia se suman al porqué. Pero uno de los problemas para quienes aplican a las empresas es su curriculum vitae (CV) u hoja de vida.

Durante la primera ola de la pandemia a causa del coronavirus, muchas personas perdieron sus empleos, varias empresas cerraron y se redujeron horarios laborales, por lo que las ganancias se acortaron o, en el peor de los casos, no existían.

En Ecuador, las mujeres siguen siendo las que menos empleo tienen, con una tasa del 6,7 %, frente al 4,0 % en hombres, según datos revelados por el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INEC); y a inicios del 2021 el 51,1 % de las personas con empleo se encuentra en el sector informal. Varios adultos mayores también recorren las calles de las ciudades ofertando diversos productos informalmente pese a la pandemia, y en otros casos, las redes sociales se tomaron los emprendimientos.

Publicidad

Adultos mayores de 60 años con necesidades económicas ven cabida en ventas ambulantes pese a la crisis sanitaria

Con la reactivación de la economía y el proceso de inoculación emergente, varias empresas reclutan nuevo personal. En el caso de los jóvenes y adultos, una forma de conseguir un empleo será mejorar su carta de presentación, ya que en las pruebas los reclutadores analizan varios aspectos de la hoja de vida, así lo indica un estudio realizado por TopResume en 2018 y que publicó el portal Business Insider.

Los errores son estos: mala redacción, uso de plantillas exageradas y tener el perfil de plataformas profesionales web desactualizado.

Cómo hacer un currículum que destaque y así encontrar empleo

El primer consejo del artículo es la brevedad. Cuanto más concisa sea tu hoja de vida, mayor posibilidad tendrás de que el encargado de seleccionar el personal lea completamente la hoja, se interese en ti y agende una cita para entrevistarte.

Entrevista de trabajo, firma de contrato. Imagen: pexels

Una clave importante es aprovechar la tecnología para ahorrar espacio en el documento y anexar más información con hipervínculos, por ejemplo, tu perfil de LinkedIn, el cual debe estar actualizado constantemente. “Un perfil de LinkedIn bien cuidado es una manera importante de seguir siendo relevante”, dijo Ashley Watkins, asesora de búsqueda de empleo y exreclutadora corporativa en una entrevista para The New York Times.

LinkedIn: siete formas de usarlo para mejorar tu búsqueda de empleo

Además debe tener una redacción impecable, ya que tener faltas ortográficas dará una mala impresión de ti y de tus capacidades académicas. Su narrativa debe enganchar; por eso, busca las palabras adecuadas, pero sin abusar de los ornamentos narrativos para que sea fácil de leer, ni afirmaciones genéricas o el uso de plantillas con muchos gráficos y diseños decorativos, ya que todos esos distractores dificultan la lectura del reclutador.

Recuerda que el valor de tu documento está en su contenido, por ello se recomienda no abusar de ornamentos o modelos con muchos gráficos.

6 pasos para escribir un buen currículum (y cuál es el error más común que comete la gente)

Un buen curriculum vitae debe tener un orden de tipeo, con fuente de letra simple, buen espacio interlineal, el nombre de las empresas en negrita, títulos en itálica y detalles de los trabajos escritos como una lista separada por puntos.

Por otro lado, Gary Burnison aconseja en su libro Tira el currículum, consigue trabajo que es necesario que tengas a alguien que te respalde, que dé fe de tus logros y de cómo eres personalmente, por lo que las referencias serán claves dentro de un buen currículum. Con este compendio de recomendaciones lograrás distinguirte entre otros aplicantes. (I)