El fundador del cártel de Sinaloa ha logrado acaparar la atención de los medios de comunicación, incluyendo internet y las redes sociales, por sus planeadas fugas de prisión, los dramas familiares y su sentencia a cadena perpetua.

El capo mexicano no solo es un referente dentro del mundo del narcotráfico, sino que es una imagen que tiene seguidores, admiradores, detractores y sirve de inspiración para varios artículos que se venden con su marca y producciones audiovisuales, como la docuserie de Netflix bautizada como World’s Most Wanted.

Los testimonios vertidos acerca de él lo dejan ver como un ser cruel e implacable con sus rivales y con los traidores, puesto que durante las más de dos décadas que se dedicó a traficar droga alrededor del mundo fue uno de los hombres más buscados y más temidos en América Latina.

La caída del “Chapo” Guzmán: el día que lloró ante agentes de la DEA

La caída definitiva de su libertad fue en enero de 2017, luego de ser extraditado de México a Estados Unidos. En esa ocasión, Joaquín el Chapo Guzmán dejó ver lágrimas en su rostro. Guzmán fue identificado como el reo 3870 antes de que le cortaran el pelo y el bigote, dejando atrás la imagen que muchos recuerdan de él.

Publicidad

Antes de su captura definitiva, Guzmán fue arrestado varias veces y sometido a pruebas como sentadillas y revisiones corporales. Algunas imágenes fueron compartidas por varios medios internacionales, como Dominio Público y el portal web Latinus, con la finalidad de desmontar la imagen heroica que se ha construido sobre Joaquín Guzmán a lo largo de los años.

Además ha sido revelado su problema con las mujeres, con quienes ha tenido varios hijos y relaciones polémicas. Esta respuesta la consiguió Mónica Ramírez, la criminóloga encargada de hacer el perfil psicológico del capo en 2016, tras su espectacular fuga por un túnel y su recaptura en Los Mochis, Sinaloa.

A continuación detallaremos las veces que Guzmán se escapó de la cárcel antes de su caída definitiva.

La primera fuga: 2001

El mexicano se fugó de la prisión de alta seguridad de Puente Grande, Jalisco, el 19 de enero de 2001. La teoría de cómo lo logró aún no está clara por completo. Sin embargo, se especula que Guzmán se escondió en un carro de lavandería de la prisión, debajo de una carga de sábanas y mantas sucias, para conseguir su escape, con la ayuda de un empleado de la cárcel.

Segunda fuga: 2015

Publicidad

Luego de haberse mantenido prófugo por más de trece años, Joaquín Guzmán fue capturado otra vez el 22 de febrero de 2014 en un hotel del balneario de Mazatlán, Sinaloa. Él asistió a una fiesta, aparentemente. Sin embargo, volvió a escapar el sábado 11 de julio del penal de El Altiplano a través de un túnel de 1.500 metros en el área del baño.

Las autoridades mexicanas, que hicieron un recorrido a través del túnel, confirmaron que contaba con elementos logísticos, de ingeniería y financieros muy grandes, de alta tecnología y con tal precisión que suponían que los constructores conocían los planos de todas las instalaciones de la cárcel del Altiplano, de donde Joaquín Guzmán Loera escapó.

El comisionado nacional de Seguridad de México, Monte Alejandro Rubido, da detalles de la fuga del Chapo Guzmán del penal del Altiplano, que fue transmitido por CNN.

El Chapo actualmente cumple cadena perpetua en una prisión de máxima seguridad (ADX Florence) en Colorado, Estados Unidos, sin privilegios, visitas, televisión ni correspondencia. Según denunció el mismo narcotraficante, pasa sus días en “condiciones de prisión crueles e inhumanas, en aislamiento permanente, que equivale a tortura física y mental”.

Por ahora, el exlíder del cártel de Sinaloa, de 64 años de edad, no ha logrado escaparse otra vez. (I)