El veterano Observatorio Neil Gehrels Swift de la NASA suspendió operaciones científicas el 15 de marzo al entrar en ‘modo seguro’ por “degradación del rendimiento” de uno de sus tres giroscopios.

Estos instrumentos se utilizan para orientar el observatorio para realizar observaciones. El resto de la nave espacial se mantiene en buen estado, según la NASA.

Swift está diseñado para funcionar con éxito sin uno de sus giroscopios si es necesario; sin embargo, se requiere una actualización de software. Un equipo está trabajando en la actualización del software de vuelo que permitiría a la nave espacial continuar con las operaciones científicas utilizando los dos giroscopios restantes. El equipo está trabajando para que Swift vuelva a realizar observaciones científicas lo antes posible.

Publicidad

Lanzado en 2004, Swift ha estado observando el universo de alta energía durante casi 20 años. En concreto, está dedicado al estudio de las explosiones de rayos gamma o GRB. Posee tres instrumentos que trabajan juntos permitiéndole estudiar el fenómeno en rayos gamma, rayos x, ultravioleta y visible, detalla Europa Press.

Swift es una colaboración entre el Centro de Vuelos Espaciales Goddard de la NASA, Penn State en University Park, el Laboratorio Nacional de Los Álamos y Northrop Grumman Innovation Systems. Otros socios incluyen la Universidad de Leicester y el Laboratorio de Ciencias Espaciales Mullard en el Reino Unido, el Observatorio Brera en Italia y la Agencia Espacial Italiana. (I)