Esta casa rodante es como una bicicleta, un barco y un refugio todo en uno. Así es Z-Triton, una caravana eléctrica pensada para aventureros que quieran viajar y navegar con un higor. Diseñado por la compañía letona Zeltini, el vehículo tiene espacio para que dos personas duerman en su interior.

El modo bicicleta permite pedalear para moverse por tierra. El vehículo cuenta con un motor eléctrico que ofrece una autonomía de unos 40 kilómetros según las condiciones del terreno y la fuerza empleada por el piloto. Además, el transportee está equipado con luces, una bocina y puertos de carga USB.

Además, cuenta con un sitio reservado para mascotas que puede ser reemplazado por una silla para niños. La caravana, que cuenta con seis paneles solares, tiene tres ruedas fácilmente plegables.

Publicidad

La zona de carga, habilita una cama doble con gran cantidad de espacio de almacenamiento en la parte inferior, una pequeña mesa para comer y hasta una compacta cocina desmontable. Además, puede transformarse en un barco mediante un sencillo mecanismo que pliega las ruedas, aparecen unos inflables laterales y descubre un compacto motor con hélice, para navegar gracias a la energía acumulada en unas placas solares que lleva en el techo.

El versátil vehículo es fruto de casi cuatro años de investigación, comandados por el ingeniero británico Aigars Lauzis, un aficionado de la aventura y el ciclismo, el diseñador se ha encontrado en sus viajes con dificultades para transportarse ecológicamente.

Por otro lado, el vehículo cuenta con sistema de localización GPS, equipo de audio para disfrutar de la música, aire acondicionado y calefacción. Todo alimentado por energía solar. (I)